Existe una moneda comunitaria de ayuda mutua, para el bienestar común, generando intercambio. EL TUMIN, es un sistema libre y sencillo, para apoyar la economía, en el que no es necesario ser socio para participar, que estampa su moneda llamada Túmin, donde un Túmin equivale a un Peso mexicano, que se acepta ampliamente en distintas partes del país, con más de mil socios. le proporciono los enlaces para que usted se informe directamente con los participantes.

Le invito pues a comprar y vender en el mercado del Túmin de su localidad, para ponerse en contacto en San Cristóbal de Las Casas, visite la siguiente página web: 

https://www.otrosmundoschiapas.org/tumin-economia-solidaria-y-autogestion


Le invitamos a conocer en la página web del Túmin: https://www.tumin.org.mx  la historia de su origen, la amplia y numerosa red de colaboradores, o el directorio de contactos para su localidad, su funcionamiento, eventos, etc.

En la cooperativa de autoempleo

Gana 20% más y compra a 20% menos,

Es una cooperativa de economía solidaria. Donde puedes trabajar elaborando tés medicinales y ahorrar con el intercambio, sin intereses, sin usura; trabaja ganando 20% más y solicita un servicio o producto pagándolo un 20% menos, que se cubre con la ganancia acumulada por su trabajo, a quien ofrezca el servicio se le paga, según su elección ya sea en moneda de curso legal o en unidades de valor internas llamadas “cacaos”. gana 20% más y compra a 20% menos. 

Para financiar a su vez un sistema de auto curación autónomo. Llamado Infantitele.com 

Elige la tarea que deseas realizar, por el tiempo que desee realizarla, en la fecha que desee realizarla, no existe otro autoempleo con mayor flexibilidad y su retribución económica se calcula 20% más que el salario mínimo. ya que no hay dueño es una cooperativa de autoempleo.

 

Hay dos momentos donde se nos quita parte del fruto de nuestro trabajo, una parte al pagarnos el salario y otra parte al comprar lo que necesitamos, así vivimos al día y enfermos, nos mantienen dependientes de analgésicos, sin lograr la plenitud de vida, hasta que arruinamos nuestra economía y felicidad.

 

Esta cooperativa tiene como objetivo la salud de la población, es ajena a intereses políticos, religiosos, empresariales, atiende de forma concreta y autónoma la prevención y tratamiento de, quienes padecen la malnutrición y la desnutrición, identificados por diagnostico médico.

HAY TANTAS FORMAS DE INTERCAMBIAR

BASTA APRENDER UN PENSAMIENTO COLECTIVO

                   OTRA ECONOMÍA ES POSIBLE

El entorno determina en buena medida la actividad económica, y el valor del trabajo en relación con el tiempo, cantidad y calidad de este. Las diferentes condiciones atmosféricas, geográficas e hidráulicas han hecho que cada pueblo tome diferentes caminos para llegar a desarrollar sistemas de intercambio.

En la antigua cultura mesoamericana no existía la idea de la posesión de la tierra, los artículos de uso personal y cotidiano se enterraban junto al muerto que los había utilizado para que este continuara su vida sin contratiempos después de la muerte, hasta hoy es lo único que podemos asegurar era de propiedad privada, los instrumentos de trabajo; pero más que ser objetos que se poseían, formaban parte de la identidad y rol social de la persona, como parte de su apellido, su “modo de ser”.

Inmersos en una cultura comunitaria los Mayas del Clásico, intercambiaron productos sin el concepto de “posesión de lo adquirido” comúnmente se aplica el concepto “moneda” para el Cacao. Cuando en realidad el cacao fue uno de los productos, junto a la miel, la sal, y otros, que se utilizaron como medida de COMPENSACIÓN en el INTERCAMBIO DEL TIEMPO y LA FUNSIÓN de los artículos y servicios, el caco es información que nosotros intercambiamos, y que llamamos “cuentas”.

 

Estas medidas de valor no tenían el sentido que hoy nosotros le damos a la moneda, se adquiría la función no la exclusiva posesión, por ejemplo cuando una cosa costaba más que la otra: la compensación (“pago”) debía reponer tangiblemente el trabajo empeñado en cantidad de tiempo, así que los productos energéticos como el cacao y la miel y la sal , fueron utilizados para cubrir esta disparidad ya que tales productos tienen funciones determinantes en conservación y enriquecimiento de los alimentos, es como establecer el precio de los alimentos según su valor nutritivo, que finalmente derivarán en bienestar; El cacao no se podía acumular ni generaba intereses, lo provee la naturaleza para todos, son productos que traen un beneficio directo a la actividad humana y su salud personal. No debemos confundir el concepto de “intercambio” por el de “comercio”, parecen iguales, pero no es lo mismo, igualmente erróneo es considerar al cacao como una moneda que adquiere en posesión exclusiva, algo que era entendido como propiedad pública consecuentemente invendible: La propiedad común.

 

No fue la acumulación de valores materiales lo que daba el prestigio o “Status” social, sino las habilidades desarrolladas dentro de la clase o grupo social al que pertenecían, en grupos al parecer claramente definidos por su función en el sistema social, los masehuales permanecían como pueblo, desempeñando el rol más importante en el engranaje del tiempo, y en cuanto a la suntuosidad de la nobleza pudo quizás ser tomada como injusta o no, pero eso no implica que la sociedad haya tenido la intención ciega de adquirir los vestidos y perfumes de la nobleza, las joyas para ocultar la falta de auto estima, no se podía comprar en negocios, los patrones estéticos imperantes pudieron como siempre ser los de la clase dominante, cuyos ornamentos religiosos, fueron más allá de la presunción, el simbolismo divino era lo que le agregaba valor al Jade a parte de su belleza y solidez. (como “Las Medallas”, más allá del costo en oro del premio, es el símbolo lo que honra a quien la porte, es “la valentía” lo que agrega un invaluable aprecio a la medalla).

Todo puede ser, y no debemos generalizar la idea de que solo haya habido un camino, quieren hacernos creer que la moneda siempre ha existido aun entre los mayas de la antigüedad, cosa que no podemos asegurar. El intercambio de tiempo es diferente al intercambio de mercancías, la moneda NO es una “ley natural”. Existen otros caminos para auto-ayudarnos, a vivir mejor, la participación social con real compromiso, vigila la equidad y bienestar común, en búsqueda del sano y tranquilo desarrollo de la vida.

La moneda en sus orígenes surge para facilitar el intercambio no para sustituirlo, de algún modo, nosotros practicamos el trueque, a través de un crédito garantizado por el poder, que se llama “moneda de curso legal”, quien nos garantiza que seremos pagados por nuestro trabajo.

El valor de la moneda de curso legal no es real, es abstracto, es virtual, o como se dice “nominal”, está determinado por factores ajenos al bienestar humano, ese “valor” nominal oscila por las cotizaciones de los “Valores” (intereses) del “Capital Financiero”, que es la factibilidad de invertir sin disturbios sociales, sin Leyes a favor del consumidos, determinados por los Intereses político económicos; los Petro-precios, las fluctuaciones de las “Divisas”, La competencia, el Horario, el Salario, el “Enganche” y el “Seguro”, la tarjeta de débito y crédito, la televisión, el internet, etc. Son hoy las cadenas del hombre “ser humano”.

El valor "nominal" o "virtual" de la moneda es una ilusión de los artífices del chantaje y la explotación.

Actualmente la moneda ha desarrollado sistemas “virtuales” que generan utilidades desmedidas, las fluctuaciones del valor del dinero, provocan hambre, miseria y muerte real, ¡nos parece natural la palabra intereses!, tazas, comisión, cheque, bitcoins, etc.

En nuestra sociedad aceptamos pagar más de la cuenta, y lo consideramos razonable cuando, pagamos:

  • Algo que es muy raro o escaso.

  • Algo que es muy bonito.

  • O algo que es muy necesario.


Es decir que los parámetros de belleza, necesidad y escasez agregan un valor intrínseco, que “justifica” la disparidad, del intercambio con moneda, derivando en que algunos acumulen más valores (riqueza y poder) monetarios.

Es importante revalorar la idea de “bienestar”, es determinante en las metas que nos establecemos. Trabajar lo menos posible y disfrutar al máximo es una idea nociva para el organismo y el entorno, cuyo objetivo es hacernos dependientes de juguetes con lucecitas, y viciosos de mil placeres. hoy todo se pagan con “ENGANCHE”.

Los medios de comunicación crean complejos de inferioridad al ser humano para vender cosméticos y modas, como aspirinas contra la auto estima personal.

Ciertamente que en estas sociedades "desarrolladas" sin medida, la idea difundida y promovida del bienestar es el consumo.

Cuando compramos regresamos el dinero a quien nos lo dio, pero ya con doble ganancia, la que tomó de nuestro salario cuando fabricamos los productos, y la que tomó cuando nos vendió el producto; el ciclo del dinero es precisamente lo que genera riqueza, y por lo mismo es el motor y la gasolina del sistema económico de mercado.

Al comprar nosotros, indirectamente financiamos a los opresores que nos someten por la fuerza. Si dejarás de comprar se detendría caóticamente la sociedad. Pero intercambiando se fortifica la paridad equitativa y justa del común acuerdo con el que se realizan las transacciones, y no se detiene la sociedad, al contrario, se dinamizan las transacciones. Eliminar el dinero es imperdonable para los opresores, es la mayor de las rebeldías.

Cuando los invasores establecieron un nuevo parámetro de valor metálico, para los objetos y los servicios en Mesoamérica, se continuó practicando el intercambio hasta nuestros días, hoy en muchos pueblos de México, el intercambio resuelve las injusticias de los caprichos financieros mundiales.

Eliminar la moneda, o crear una moneda justa, son actos que nunca se han perdonado y han sido severamente reprimidos con las armas, existen cantidad de ejemplos y uno de los que me viene a la memoria es la rebelión de 1869 en Chamula, Chiapas, México. en el que:

Lo que fue originalmente una “organización solidaria de parientes”, se manifestó en un complejo culto alrededor de las “piedras parlantes”, piedras- oráculo redentoras que convocaban a la lucha libertaria. En el paraje Tzajaljemel de San Juan Chamula, durante la llamada “guerra de castas” (rebelión popular), se creó un mercado de “intercambio mercantil simple”, regido por el trueque, como nos lo indica Antonio García de León, en su libro Resistencia y Utopía, páginas 92-95. nos comenta que fue considerado el “embrión, el primer brote de una sociedad igualitaria que poco a poco se extendería sobre la tierra”. El dinero había sido totalmente eliminado por los rebeldes, en el que se intercambiaba valor de uso por valor de uso, tomando como medida de comparación el trabajo socialmente necesario. Es decir que si un productor poseía una carga de maíz o de cacao que socialmente costaba N días de trabajo y necesitaba un par de sandalias, se establecía un precio justo en base al trabajo incluido en la fabricación de las sandalias. Todo un “cuaderno de cuentas” había sido establecido para determinar el número de jornadas que socialmente se requerían para que los productores Tsosiles y Tseltales llevaran a San Cristóbal maíz, fríjol, chamarras de lana, camisas y vestimentas diversas; Sandalias, bolsas de cuero, utensilios de barro, flores e instrumentos musicales; y que entregarían ahora al “mercado igualitario” de productores iguales de mercancías, así el acto más radical de los productores fue desde 1867 eliminar el dinero y con él la acumulación mercantil y usuraria”.

Si no tienes trabajo, y estas dispuesto a invertir tiempo a cambio de productos y servicios, no hay más que ponerse en contacto e intercambiar el tiempo TRABAJADO que puede generar bienestar social y material.

El hecho de intercambiarse las cosas de modo directo a través de un acuerdo común no es un delito. El derecho a la libre organización nos permite crear grupos de socorro humanitario, para los desastres naturales; pero contra las fluctuaciones de la moneda y de los Petro-precios, nadie nos protege, más que nosotros mismos.

Organicemos un “Mercado de Intercambio Justo” para nosotros, organicemos un grupo de auxilio en caso de desastre económico. Puede el ejemplo hablar más claro que las palabras y convencer a la gente a cambiar su meta de “bienestar” por una sociedad más unida, autónoma y libre, por refundar la comunidad local.

Para lo cual no se necesita más que voluntad y humildad, ya que se trata de un cambio de vida, algo que no es un juego, pero que sí beneficia a quien lo practica, por las satisfacciones que proporciona, liberarse de las devaluaciones, crisis, inflaciones, y demás dolores de cabeza, o liberarse de un consumismo infinito, es la recompensa más agradable y estable. Para tener éxito en un proyecto de vida así de importante, y consecuentemente ser conscientes de que el bienestar en una sociedad igualitaria no puede ser la “acumulación”, sino la con división y la salud.

Erasto Molina.

 

https://www.kakawinik.com/registro-trueke

 

Aquí pues la traducción de:

LA BANCA DEL TIEMPO de Fabrizio Zani. 

Del idioma Italiano, que a su vez es una traducción del original en Ingles.

 

La Banca del Tiempo es un panorama de experiencias, que nos presenta los pros y contras, los debates internos de estas experiencias, sus retos y dificultades, así como sus logros. esta escrito para un público que vive en un ambiente distinto a nuestro ambiente tropical entorno a la cultura Maya, por ello no tratan las experiencias mesoamericanas de economía funcional, al no vivir en un ambiente tropical su visión del intercambio es menos oscilante que en una cultura agrícola donde el trueque surge por generación espontánea, sin embargo aquí en tierra de volcanes y huracanes ya se ha impuesto también la urbe, la ciudad, la dieta de supermercado, la vida sintética, por ello creo que estas experiencias pueden aportar valiosos modos de acción, para solventar la vida con dignidad, en la ciudad es ya un éxito co exisistir con economías alternativas, para tratar de esquivar la usura, a la que nos vemos obligados incluso a participar, no se trata de experimentos utópicos, existieron y mantuvieron a millones por siglos, estos sistemas alternativos, de economía justa, para poner en práctica estos acuerdos de convivencia economía, hay que abandonar el egoísmo y el individualismo, hay que tomar una decisión de vida más comprometida que la escuela, con el fin de crecer en colectivo, reflexionar y debatir  para proponer alternativas económicas. Espero les sea de utilidad.

 

LA BANCA DEL TIEMPO

INTRODUCCIÓN:

Nacida en los países anglosajones, como "LETS" (Local Exchange Trade System o Tratado del sistema local de intercambio) o la “Banca del Tiempo” como fue definida en Italia, se ha demostrado donde sea como un modo eficiente para refundar la comunidad local, liberando una parte importante de la actividad laboral de sus vínculos con la economía de la moneda.

La Banca del Tiempo es, en palabras sencillas, una asociación voluntaria en la cual se intercambian prestaciones y eventualmente bienes, sin la intermediación del dinero.

Nuestro libro nace con la doble intención de llamar la atención sobre esta posibilidad y de explicar de la manera más simple posible en qué modo el surgimiento, aunque solo parcial, de un "circuito" económico, que no tiene como primordial consideración el factor humano ampliamente dicho, permite reconstruir verdaderamente sentimientos de SOLIDARIDAD, CONDIVICIÒN Y PERTENENCIA A LA COMUNIDAD.

Este libro surte además de toda la información disponible y necesaria sobre la banca del tiempo (BdT) cosa que está al alcance sino de todos, como sea de muchos.

Las consideraciones teóricas, por exponerse pueden por esto limitarse a las breves líneas que siguen: para quien este interesado en profundizar le aconsejamos el capítulo, "historia de la moneda local".

Fenómenos como el desempleo, la inflación, la disolución de la vida y del sentimiento comunitario, entendida esta como contexto de relaciones NO basados sobre le interés económico, son atribuibles al modo en el que la sociedad de hoy entiende el trabajo, las relaciones económicas y las relaciones humanas en general.

En pocas palabras el dinero es hoy la medida de todas las cosas, y además así se ha asumido históricamente, más allá de la función original de facilitar el intercambio (el dinero recordemos nace para superar la dificultad de intercambiar directamente productos, y eliminar el bache ligado a la antigua práctica de del trueque) de bienes materiales, comerciables y acumulables.

Esta su doble naturaleza la hace (a la moneda) en síntesis una "mercancía indispensable", por lo cual aquellos que la detentan, ósea los Bancos, tienen la posibilidad de prestarla pidiendo a cambio un "interés":

En este momento el dinero pierde su connotación material y se convierte en mercancía VIRTUAL.

La empresa, que invierte cien millones recibidos de la Banca en préstamo, no retira cien millones en billetes, tiene simplemente un abono y los pagos a sus abastecedores se realizan a través de operaciones contables en el Banco.

Todo el mundo de la producción y del trabajo sufre los efectos de este sistema, el que el capital financiero o virtual, es el protagonista único. Su acumulación obtenida en particular a través de los fondos de inversión y su crecimiento continuo y exponencial, son el motor de la economía moderna: sistema al cual vienen subordinadas las necesidades concretas del hombre.

RESULTADO: no se invierte más en asegurar trabajo a los hombres y las mujeres, no se invierte más en construcción o producción de algo necesario para la gente, SE INVIERTE SOLO PARA PRODUCIR INTERESES, CAPITAL FINANCIERO: por esto, como decíamos INFLACIÒN (ósea aumentó de la cantidad de dinero real y virtual, circulando), desempleo y pérdida del sentido del trabajo, consecuentemente deshaciendo las relaciones humanas, de las cuales el trabajo es un componente fundamental.

La Banca del tiempo nace gracias a la observación de que: si el dinero es una mercancía virtual y con el dinero se paga el tiempo trabajado es posible organizar un circuito económico alternativo EN EL CUAL EL DINERO ESTE COMPLETAMENTE EXCLUIDO Y EN VEZ DE ESTO, SEA EL TIEMPO TRABAJADO EFICIENTEMENTE CONTABILISADO, EL QUE CONSTITUYA EL DEPOSITO DEL "CUENTAHABIENTE".

En este circuito alternativo los Bancos y el Capital financiero pierden su poder y, como el intercambio del tiempo trabajado es posible solo en ámbitos geográficamente estrechos (porque los gastos de viaje o de transporte, incidirían de modo bastante importante, y por otros motivos que más adelante del libro explicaremos), la BdT se vuelve el primer soporte para una ZONA ECONÒMICA LOCAL, que no es otra cosa que la comunidad local , que se da las bases para expresarse, para retomar fuerza y autonomía respecto al sistema económico global, construido entorno al circuito bancario y financiero.

En la Zona Económica Local, además, serán fuertemente atenuados, sino incluso eliminados, los peores efectos de la recensión y de las crisis económicas, que derivan de la falta de inversión del capital o de la imposibilidad de este para producir intereses. Si se puede trabajar y ser pagado sin la mediación del dinero la función del capital se vuelve evidentemente menos importante, sin que desaparezca.

Desearíamos que ni siquiera haya necesidad de subrayar el hecho de la reconstrucción o la construcción de la comunidad, del espíritu comunitario, de relaciones comunitarias libres de la lógica del interés, seria probablemente la única posibilidad existente para remediar las tragedias-ecológicas, espirituales, materiales y económicas-producto del imponerse de un sistema que ha devastado, de una vez, la naturaleza y el sentir de los hombres a ella estrechamente ligada.

La Zona Económica Local se completa con una serie de elementos, como:

* El contrato directo cuanto más posible entre el productor y el consumidor;

* La recolección del ahorro con inversión enfocada al bienestar de la comunidad, en vez de como hoy sucede, al acumulo del capital financiero;

* La producción local de todo aquello que necesita la estructura de la Zona, obviamente por aquello que es materialmente posible;

* La defensa ecológica del territorio, excluyendo todas las actividades incompatibles con su integridad a corto y largo plazo

* una adecuada autonomía política

CAPITULO PRIMERO:

VIAJE A (LA ZONA ECONOMICA LOCAL) ZEL

Era una cálida tarde de septiembre cuando finalmente me decidí a aceptar la invitación de Juan, que, desde hace tiempo, viendo mi estado de estrés y de cansancio, causado por la vida en la ciudad insistía en que me fuera a vivir al ZEL.

En esta pequeña ciudad del sur, Juan conoce una pequeña escuela privada, y había una vacante como profesor de letras e historia, exactamente las materias que hasta ese día enseñaba en la escuela secundaria de las afueras de Jovel.

Bueno sin extenderme tanto con los precedentes, basta saber que tome la decisión, liquidé rápidamente todo aquello que me detenía en cuanto a lo material, cargue sobre el automóvil todo aquello que me parecía indispensable y partí, hacia aquello que debía ser un verdadero giro en mi vida.

Imaginaba el tranquilo pueblecito con poco tráfico, aire limpio, gente menos neurótica...pero precisamente no me esperaba aquello que ahora, con intensa emoción estoy por contarles.

Pues, llegado a ZEL, encontré inmediatamente a Juan, que me indicó una agencia a través de la cual me sería fácil encontrar un departamento adecuado a mis posibilidades, nos dimos cita para el día siguiente, para acompañarme a la escuela y presentarme a los otros profesores. En la agencia fueron muy gentiles y me propusieron varios departamentos, hasta que encontré uno de mi gusto, cuando pregunte cuanto debería gastar de renta y cuál era la comisión de la agencia, el empleado me hizo una pregunta para la cual no estaba preparado:

“usted participa o tiene intención de participar en el sistema ZEL", frente a mi evidente perplejidad, el empleado insistente: "porque lógicamente con el sistema, la renta es mucho más baja, y nuestra comisión es inferior al 50%".

Frente a semejante argumento asegure al honesto hombre que, si bien no participaba todavía al sistema, siendo apenas llegado al ZEL, habría sido particularmente tonto no hacerlo cuanto antes, tuve así un contrato a precio bajo, junto a la observación de que la cuidad tenía necesidad de profesores, visto que la ciudad estaba llena de testaduras.

Lo vi atarearse en la computadora y poner mi nombre en el directorio de un tamaño desmedido, en el cual al lado de cada nombre había una sigla que intuí se refería a una profesión, seguida de dos columnas de cifras.

La llegada de otro cliente me impidió preguntarle mayores explicaciones.

Tomando posesión del departamento, baje al negocio debajo de la casa.

Compre un poco de cosas frescas comer, debido a la ausencia casi completa de las cosas que era habituado a adquirir en la ciudad, acompañando todo de una botella de vino casero.

Al momento de pagar el comerciante, un tipo de aspecto rubicundo y de nariz lozana, de los que no se niegan a los placeres de la mesa, me pregunto si vivía en la ciudad y, enterado de mi reciente cambio de casa, pronunció la fatídica frase: "usted participa en el sistema?" (ZEL)

Obviamente respondí que sí, a lo que el cordial señor me hizo una rápida cuenta, en la caja una señora rubia, agradable y alegre, me cobró una cifra que me parecía muy baja, después la vi trabajar en el teclado de una pequeñísima computadora, vi aparecer la misma escena de la agencia y vi marcar una cifra a un lado de mi nombre.

En casa mientras cocinaba, pensé que sería el caso de informarme, que carajo fuese eso de "el sistema" del que hablaban y en base al cual las cuentas bajaban así de notoriamente.

Pareciera que hubiera una especie de abono en la computadora, del dinero pagado de menos: sí, ¿pero a quién le acreditaban las cantidades que me hacían ahorrar?

La mañana siguiente, Juan paso a recogerme y, mientras nos acercábamos a pie hacia la escuela, le hice inmediatamente la pregunta: ¿qué carajo es este sistema por el que me hacen pagar poco y marcan todo en la computadora?"

Juan sonrió: sabía que sería la primera cosa que me habrías preguntado ¡ , ten un poco de paciencia que te explico, en el ZEL logramos hacer por la primera vez en Chiapas y con gran estilo, UNA COSA QUE YA FUNCIONABA EN VARIAS PARTES DEL MUNDO: un sistema de intercambio local sin moneda, en pocas palabras la ciudad se ha separado, al menos en gran parte, del sistema monetario, aquel que regula la vida de cada uno de nosotros y sobre el cual ninguno puede influir. Así cuando hay periodos de crisis, aquí el desempleo casi no se siente, entre nosotros prosperan los artesanos, los campesinos locales, y los pequeños negocios.

Confieso que me quede sorprendido, pasmado.

Muchas veces había pensado en términos de "ESCLAVITUD DEL DINERO", muchas veces me había preguntado si aboliendo el dinero habría desaparecido la avaricia y el egoísmo. Se lo dije.

"No -respondió Juan- si tú tienes necesidad de un electricista para arreglar la instalación eléctrica de tu casa lo llamas: el hace su trabajo y tú le pagas, fin. Pero tú enseñas historia y literatura, por esto podrías desendeudarte por su trabajo, instruyendo a su hijo en una escuela o privadamente".

Pero esto, ¡es el trueque ¡Y el dinero fue inventado para superar las dificultades que surgen cuando el electricista no tiene necesidad de lecciones para sus hijos, ¿no?

"Cierto, pero si tu construyes un sistema, por lo que puedes restituir el servicio recibido no exactamente al electricista, pero sí a otro participante que tenga necesidad de tus lecciones, así habrás pagado tu deuda, que pasará automáticamente al otro participante, el cual será quizás, un mecánico, que arreglará el automóvil del electricista...".

Comencé a entender y debo decir que me di cuenta de que no se trataba ciertamente de un juego.

"Así –prosiguió Juan- se crea un círculo virtuoso, una red siempre más amplia de intercambio, en el que no hay necesidad del dinero".

Pero entonces ¿por qué una parte me fue cobrada en moneda real?

Sobre todo, por el tipo de servicio que has solicitado. La agencia debe como sea pagar los impuestos al gobierno, así como el propietario de tu departamento. El comerciante también él debe pagar los impuestos, además todos tenemos necesidad del dinero corriente, porque desafortunadamente muchas de las cosas que necesitamos son producidas fuera del ZEL, pero seguido sucede que no te piden ni siquiera esa pequeña cantidad de dinero, si la persona que te ofrece el servicio o te da la mercancía tiene suficiente efectivo para sus exigencias mínimas, pedirá solo el abono".

Pero ¿no es un poco complicado?

"Diría seguro que no, en ciertos lugares el abono en la computadora es sustituido por una especie de moneda local, que puede ser gastada solo entre quienes aceptan participar en el sistema y que -esto es de verdad muy importante-no existiendo aquello que llaman curso legal, no puede ser cambiada con las monedas oficiales, legales. Tú sabes que la moneda es algo virtual, no algo que tiene valor en sí. Nadie acepta una moneda fuera del curso legal por cuanto bonita o bien estampada pueda ser. La moneda tiene valor solo porque es aceptada como símbolo de un crédito, que una persona adquiere en relación con otras que venden una mercancía o un servicio.

Si yo tengo en la bolsa cien pesos quiere decir que puedo tener cien pesos de mercancía en cualquier negocio: prácticamente tengo un crédito en relación con la Zona Económica Mundial, visto que además de todo, cada moneda puede ser cambiada con las demás. El estado garantiza que tu crédito es legalmente válido, el ZEL, hecho con moneda local o con abonos en la computadora, es el equivalente de cualquier otro sistema económico, solo que tiene una base local, en vez de nacional y esto cambia sus características".

El concepto no me era todavía clarísimo y pedí mayores explicaciones: ¿dónde está la ventaja de intercambiar bienes y servicios al interno de un sistema local.

Juan se rascó la cabeza, como buscando los argumentos adecuados para darme un poco de luz en mi cabeza de ciudadano conservador.

"Hablemos de las ventajas prácticas, primero. Si hay crisis económica y circula poco dinero, porque las empresas despiden empleados, bajan los salarios, la vida económica de la ciudad se apaga, es una relación en cadena.

Yo no tengo dinero y no pinto la casa que es necesario hacerlo, así el pintor no trabaja y no puede ir al cine porque no tiene dinero para la niñera que le cuide al hijo, el cine poco a poco se vacía y la taquillera será despedida, visto que el propietario no tendrá para pagarle...".

En efecto- lo anticipe-al menos para aquello que se hace o se produce en la ciudad, si todos participáremos en el sistema, la crisis económica vendría fuertemente detenida.

"Bien, veo que comienzas a entender, si el sistema funciona bien, este, en pocas palabras, si los participantes son muchos, la crisis sería, como decirlo, detenida en seco.

Porque el subsidio del desempleo (si existe) asegura las exigencias inmediatas de las personas o le permite quizás pagarse ...un viaje...Ciertamente la "calidad" de la vida sin dinero para gastar cambia.(es importantísimo redefinir el concepto de bienestar, que no es el consumismo inconsciente).Pero si el sistema funciona, poniendo el ejemplo de antes, el desempleado puede pintar su casa, dando a cambio el servicio para el cual está calificado, el pintor tendrá así la posibilidad de "pagar" a la niñera, que no tiene necesidad de pintar la casa , pero si de un curso de computación...El sistema funciona, ¡claro que funciona!, se quiere un poco de esfuerzo para ponerlo en pleno funcionamiento, porque los resultados verdaderos se ven cuando está involucrada toda la comunidad !Pero de ahí en adelante!...".

Habíamos llegado frente a la escuela y debíamos por fuerza interrumpir nuestra conversación.

Se hicieron las presentaciones con los otros profesores, la discusión relativa al programa de estudio y llego la hora de la comida sin que me diera cuenta. Juan estaba ocupado, así que decidí dar un buen paseo y de concederme por esta vez, una vuelta al restaurante.

Caminando vi el entorno con interés de antropólogo: quería ver si este sistema de intercambio tan revolucionario tenía alguna influencia particular sobre la vida del ZEL.

Me sorprendió de inmediato la ausencia de "centros comerciales", a través de la calle se alineaban negocios y tienditas que, en mi ciudad, perdón en mi ex-ciudad, había desde hace tiempo desaparecido.

Mas extraordinario todavía, numerosos talleres mostraban el letrero "se arreglan...", pues en el ZEL se arreglaban diversos objetos, en vez de tirar los a la primera seña de mal funcionamiento.

Noté también mucha gente sobre la banqueta detenida a platicar, como si no tuvieran ninguna prisa. La biblioteca pública era grandísima, para una ciudad de no más de treinta mil habitantes, no obstante que fuera la hora de comer, hormigueaba de personas.

Sobre los muros de las casas coloridos carteles invitaban a conciertos, festivales de danza, ferias y demás.

Llegando finalmente al restaurante, me encontré frente al menú de especialidades locales, el mesero tenía todo el aspecto de un estudiante de preparatoria y obviamente a la hora de pagar vi la infaltable computadora, y tuve mi buen abono que cubría la cuenta.

De noche, finalmente saqué también mi computadora portátil, y le pregunta a Juan las instrucciones vía telefónica las instrucciones sobre como conectarme con la red, descubrí que mi deuda con el sistema llegaba a 50 ZEL y debo admitir que esto no me decía mucho, podían ser un millón como diez pesos.

La mañana siguiente, por esto, telefonee directamente al número indicado para pedir información.

Fueron muy amables, aunque un poco sorprendidos, que me hubiera adherido al sistema sin saber nada.

UN ZEL, ME EXPLICARÒN EQUIVALE A UNA HORA DE TRABAJO, QUE VENIA CALCULADA EN UN STANDARD DE 22 PESOS, PARA CUALQUIER TRABAJO, EN MODO QUE EXISTIERA UN REFERIMIENTO SUFICIENTEMENTE PRECISO RESPECTO A LAS MERCANCIAS.

Esto significaba que mi deuda tenía un monto de 50 horas de trabajo, que para decir la verdad me parecía mucho.

Lo dije y, descubrí que existía un límite de adeudo de 100 ZEL, alcanzado el cual no se podía tener más prestaciones o mercancías sin, pagarlas en efectivo. Me parece justo y, si como era por demás ingrato, pregunte como podía hacer para bajar de inmediato mi deuda. Me dijeron que dependía de la demanda de lecciones de letras e historia, y que no me preocupara ya que sería seguramente contratado, resultando que en la computadora con mi nombra, a un lado "adeudo relativo".

La mañana siguiente después de haber afrontado por la primera vez la clase de historia debo decir, tuve una horita para proseguir la instructiva conversación con Juan.

Si yo mañana decido no restituir en ningún modo lo que he recibido, ¿si agarro y me voy, me regreso a la ciudad? ¿Qué sucede?

"En el sistema no hay una garantía legal para que tu mañana des la lección a quien te lo solicite. Pero, sobre todo, para quien vive en el ZEL estar dentro del sistema es demasiado ventajoso: entiendes significa no encontrarse nunca más o casi nunca más en la situación de no poder afrontar una exigencia importante. Y como sea, es la comunidad del ZEL la que garantiza, porque quien no afronta sus ocupaciones, es inmediatamente expulsado y obviamente la cosa se eriza... En los primeros días se ha visto alguna situación parecida, pero después ninguno lo ha probado hacer: participar en el sistema es una cosa demasiado importante, sobre todo hace sentir a todos que se sientan parte de algo único, algo que nos da identidad, que es solo nuestro. Si estas dentro del sistema eres uno del ZEL, de otro modo eres un extranjero, uno de fuera, no puedes con dividir la alegría y los dolores de tu comunidad, por esto hay tantas fiestas, tantos encuentros, conciertos vida cultural: la gente ha encontrado un nuevo placer en el estar juntos. Y las reparaciones... si vas a cualquier negocio de la ciudad un arreglo te cuesta un "ojo de la cara", porque te toman como un cliente cualquiera y además te consideran un tacaño que se niega a comprar un televisor nuevo, último modelo. En el ZEL un televisor nuevo te cuesta moneda-dinero, la reparación es "gratis” la repagarás con tu trabajo..."

He entendido, pero ¡así se termina por trabajar mucho más! ¡No quiero pasar mi vida dando lecciones privadas!

Juan sonríe, extrañado: "no sucederá".

A las cuatro de la tarde recibí una llamada telefónica; alguien me presentaba la cuenta, pero efectivamente no debía pasar toda la vida dando lecciones privadas.

"Profesor, buenos días, he visto en la computadora, su llegada y tengo una propuesta para usted, al interno de nuestro sistema".

Acepté la invitación a ciegas y además me encontré con una invitación inesperada para cenar.

Se trataba de esto. El señor Lessi (me pidió "tutearlo" y llamarlo Paolo) estaba abriendo una pequeña casa editorial. No era su trabajo normal, que le daba de comer (era medico acupunturista), pero era una idea que estaba buscando hacer desde hace mucho tiempo y que despegaba con dificultad por la falta de capital.

Así que, buscaba, colaboradores que aceptasen ofrecer su trabajo con abono en el ZEL.

Escuché sus programas de línea cultural... mientras hablábamos siguiendo el curso de mis pensamientos, me di cuenta de otra enorme ventaja del sistema: favorecía el nacimiento de iniciativas económicas, ¡sin la necesidad de grandes inversiones iniciales!

Paolo estaba juntando en torno a él, a las personas necesarias para la creación de una importante iniciativa cultural, ofreciéndoles un trabajo remunerable sin necesidad de recurrir a préstamos bancarios o cosas parecidas.

Descubrí así que el límite de adeudo de 100 ZEL, valía solo para particulares, individuos; mientras que para quien creaba una actividad, subía hasta un límite decidido por el consejo del sistema.

Aprecie que este consejo era una novedad, creada apenas un año antes (el sistema estaba funcionando por demás desde hace cinco años) justo en funciones de esta especie de "financiamiento".

El consejo estaba compuesto por diez participantes en el sistema, sorteados, y permanecían por un año. Ninguno podía ser consejero más de una vez, hasta que la rotación no fuese completada, Paolo me explico que en otras experiencias-Inglaterra, Australia, los Estados Unidos usaban otros procedimientos para el consejo, pero que en el ZEL las cosas se habían decidido así y que funcionaban extraordinariamente.

Su casa editorial, tenía un abono mensual de1000 ZEL; 500 sería usados para los redactores, lo demás para los servicios necesario para la producción de libros.

El endeudamiento sería cubierto en parte gracias a la principal actividad de Paolo (médico) y después, una vez impresos los libros, surtiendo a la escuela, a los profesores, a la biblioteca, etcétera.

Establecimos que debía trabajar 10 horas semanales para Paolo con un abono de 40 ZEL mensuales.

Así me conseguí el segundo trabajo evitando esclavizarme con las lecciones privadas, y me sentía ya participe de una pequeña creación (a la cual intuí confusamente que habría destinado más tiempo del "debido").

Antes de despedirme, Paolo me dio el "borrador" del primer libro de la casa editorial- que grabado tenía un nombre extrañamente significativo, Polis -preparado por un profesor de economía: era la historia del sistema económico local del ZEL.

Regrese a casa impaciente por leerlo.

HISTORIA DEL ZEL

El 1994 fue un año económicamente muy triste para nuestro pueblo, decenas de negocios, tuvieron que cerrar, después de que el municipio había dado el permiso para abrir un hipermercado, a dos nuevos supermercados y a dos "Wall Mart".

La gran fábrica de computadoras, orgullo del ZEL, pero con capital japonés, había reestructurado su cadena de producción. Introduciendo nueva tecnología, y despidió a más de la mitad de sus trabajadores. No obstante, la economía nacional atravesaba un periodo "suficientemente favorable", no había modo de recuperar los empleos perdidos, porque los bancos no estaban dispuestos a financiar a personas sin garantías patrimoniales adecuadas, y este era el caso de los pequeños comerciantes, de los obreros y de los empleados, que repentinamente se encontraban en la calle.

Así, en masa muchos habían partido para las zonas ricas del norte, donde habrían encontrado algún precario trabajo, con el cual mantener a la familia.

Las cajas del municipio de vaciaban, no obstante, la administración había aumentado los impuestos. Así cuando se derrumbó la fachada mural del museo de artes visuales, no había dinero para restaurarla.

Al final del año fueron incluso reducidas las rutas transporte municipal, para ahorrar combustible. En general todos los servicios municipales decayeron notoriamente, y la actividad cultural, ya reducida al mínimo por el hábito consolidado de la gente de pasar las tardes encerradas en casa frente a la televisión, se desaparecieron completamente.

En una memorable reunión, el consejo municipal, convocado por solicitud de las organizaciones no gubernamentales, afronto la cuestión con un debate que se hizo rápido muy animado.

Las expresiones de la reunión provocaron la intervención del presidente municipal:

"La evidente decadencia de nuestra ciudad deriva de motivos económicos y de algo a lo que no podemos oponernos de manera eficiente, el problema es que el gobierno nos envía pocos fondos y que los inversionistas privados encuentran por demás ventajoso cambiar sus capitales donde estos obtienen intereses más elevados, donde el trabajo cuesta menos, donde hay menos vínculos ecológicos a la producción, etcétera, por esto debemos presionar al congreso local, para hacerles aprobar leyes que aseguren la desaparición de vínculos laborales y ecológicos, que frenan la expansión productiva".

Esto suscito la protesta de la oposición: las conquistas de los trabajadores no podían ser tocadas, en cuanto a los vínculos ambientales, reducirlos más todavía, habría significado transformar nuestros campos, ya contaminados en verdaderos basureros, se dijo en numerosas intervenciones. Más bien el municipio habría hecho bien en pedir a la capital del estado apoyos de emergencia, capital público en vez de privado, aumento a los subsidios al desempleo, condonaciones a los pequeños comerciantes.

Pero la intervención que inició a la gran reforma económica que le ha permitido al ZEL convertirse, en el lapso de cinco años, lo que hoy es, fue aquel de una persona del público, cuyo nombre no figura en ninguna relatoría de la reunión, éste pidió la palabra, y, emocionadísimo, dijo:

Yo no soy un economista y ni mucho menos un político: pero desde que tuve que cerrar mi taller de sastrería, porque ya ninguno se manda a hacer las ropas a la medida, y todos van al supermercado a comprarse los prefabricados a precios bajísimos, he reflexionado mucho. Quien no trabaja tiene mucho tiempo a disposición, pro no tiene el dinero para emprender actividades autónomas. ¿Pero no se dice siempre que el tiempo es dinero? entonces en vez de esperar que intervenga el gobierno o la llegada de capitales de inversionistas privados, ¿por qué no fructificamos nuestro tiempo como si fuese dinero? ¿Por qué no hacemos una banca del tiempo?

La primera reacción de la gente fue de sorpresa. ¡Una banca del tiempo! ¿Se había escuchado alguna vez una tontería igual?

Pero el anónimo no se dejó desanimar.

"si yo cierro mi taller de sastrería, porque ninguno viene para hacer costurarse las ropas, y si la misma cosa hacen cien talleres en el ZEL, hay cien personas menos que podrán comprar las cosas que los otros producen, así si tú ahorras comprando las cosas en el hipermercado -que paga diez personas en vez de las cien que trabajan en las tienditas y lleva fuera para invertir el dinero que le has dado- la ciudad poco a poco se empobrece."

Visto que el razonamiento era impecable, un sindico que tenía participaciones en la sociedad por acciones en "Sam's club" propietaria de varios hipermercados, se sintió en el deber de replicar.

"Ve, usted razona en términos provinciales, la economía es por más, un hecho mundial, los capitales no conocen fronteras, para que aumente el bienestar del ZEL, es necesario que la economía mundial aumente sus utilidades... que después serán redistribuidos..."

Pero el consejero no estaba preparado para la respuesta del anónimo.

"No me interesan nada estos discursos de sabihondos, puede ser que la economía mundial sea como usted dice, que -como dice el presidente municipal- nosotros no podemos hacer nada, excepto que dejarnos pagar menos o aceptar la destrucción de nuestra tierra, y que como dice la oposición, el gobierno debería darnos más dinero. Mientras que ustedes discuten como se hace para hacer funcionar la economía mundial, yo digo: el tiempo es dinero, ¿si o no? Entonces ¿por qué no nos organizamos, entre nosotros, aquí en el ZEL, para crear trabajos? hagamos una banca del tiempo. Yo trabajo diez horas y tengo derecho a que alguien trabaje para mí, diez horas. Tres horas el plomero, visto que tengo el lavabo descompuesto, una hora del médico, ya que necesito una consulta general ¡etcétera, etcétera, etcétera! Y además hacemos funcionar todo este intercambio como un banco ¡Qué nos pasa! Trabajo diez horas y tengo un abono en mi cuenta de diez horas, y así todos los "cuentahabientes" se intercambian servicios entre sí. ¿¡Será posible que todos ustedes, cerebritos, no vean cuanto es fácil!?".

El anónimo era necio, hizo frente por una hora a las siempre más tímidas réplicas de los síndicos del municipio, y se ganó el consenso de gran parte del público.

Finalmente, el consejo aprobó por unanimidad la creación de esta "banca del tiempo", también el accionista -sindico que encontró incluso divertido el experimento. En privado apostó que la BdT, fallaría en el lapso de un par de meses después de su apertura.

Las organizaciones se comprometieron en hacerla funcionar por un mes, con el pacto de que la dejarían si no se unían suficientes personas.

No solo asistieron al llamado, sino que, desempleados, amas de casa, estudiantes, profesioncitas, acudieron en masa a la inauguración de las oficinas, y en pocas semanas, nació un giro de intercambios de servicios increíble,

Interrumpí la lectura ya que eran las tres de la madrugada, y por la mañana me esperaban las clases de los jovencitos. Así pues, todo había nacido de la banca del tiempo. Era de esperarse que la gente comenzase a intercambiarse directamente hasta los bienes y productos, los campesinos no tenían los bienes pero tenían las cultivaciones, los huevos, los conejos... de lo demás, el sastre hacia vestidos, el carpintero hacia muebles...todo me parecía siempre más claro. Si tú me haces una mesa, a la banca del tiempo va el tiempo que te empeñaste en hacerla y en dinero te pago la materia prima que debiste adquirir...pero, si soy un campesino, puedo dar a crédito mis productos, haciendo una equivalencia entre productos y tiempo, y tener en cambio otros productos y/o servicios... la utilización del dinero se reducía así enormemente: se creaba una economía local en la cual no contaban más las recesiones, devaluaciones, inflaciones, fluctuaciones, tasas de interés, bancos, casas de bolsa, “Petro-precios” "Wall Street", el dólar, etcétera....una economía que NO sustituía completamente de aquella que el presidente municipal llamó "mundial”, pero que la marginaba, TOMANDO DE ELLA SOLO LO QUE SERVIA A LA COMUNIDAD Y LOS INDIVIDUOS; Y LO QUE NO PODÌA SER PRODUCIDO EN LA LOCALIDAD.

Han pasado diez años desde mi llegada al Zel

La cuidad prospera, ha atravesado casi ilesa muchos momentos difíciles, además casi todos tienen un trabajo de medio tiempo, y desarrollan en el resto del tiempo las actividades que prefieren y que sirven a la vida de la ciudad.

Por ejemplo todo aquello que sirve para la escuela -desde las bancas hasta los cuadernos, las mochilas- es producido por los artesanos del ZEL, que, pudiendo tener como compradores, a todos los miembros de la comunidad, no se la pasan para nada mal, lo mismo vale para las pequeñas fábricas, que producen por ejemplo las gasas, el algodón, las curitas usadas en los hospitales públicos y privados, los modos de intercambiar las cosas sin monedas se han vuelto altamente refinados, el dinero es utilizado solo para lo que es extremadamente necesario.

Los parques y los jardines son atendidos, las calles limpias, porque los trabajos de utilidad pública son los que mejor se prestan para ser desarrollados dentro del sistema ZEL, quien los hace correspondientemente no paga los servicios públicos; el municipio gana porque sobre todo no debe pagar, intereses y movimientos bancarios.

Ahora la sede central, el "cerebro" como en broma le llamamos a la memoria de la computadora, esta sólidamente unida al municipio, y toda la vida de la ciudad le gira en torno, hubo momentos difíciles. Alguno protesto, sosteniendo que el trabajo de un médico debe valer más que el de un barrendero. Ha cambiado de idea cuando tuvo la basura de una semana intencionalmente no retirada frente a su casa. La fuerza de la comunidad es enorme, el sistema se presentó como la trama de un tejido sobre el cual cada uno ha diseñado su parte de tejido.

Hoy estamos buscando con amigos que viven más allá, hacer despegar otras experiencias similares a la nuestra, porque el nuevo sistema económico de base local puede funcionar también con intercambios no monetarios entre varias comunidades, con sucesivas emigraciones del dinero y de la esfera económica justamente dicho.

De hecho, se desarrolló un espíritu comunitario tan fuerte que ningún campesino piensa en aumentar la producción del campo utilizando agroquímicos... ellos saben que después la mayoría de sus productos serán consumidos por la gente con la que conviven, y que no terminaran en una caja de cartón de ¿quién sabe quién y quién sabe dónde? y esto ha finalmente reforzado sus escrúpulos morales.

Frecuentándose la gente se intercambia nuevamente el "saber" y esto le permite a la comunidad salir de la invasión cultura televisiva: los campesinos enseñan de nuevo a curarse con las hierbas, prácticamente obligaron a los doctores a rehacerse de una cultura que en la universidad ninguno les había enseñado. Y todavía tantas otras cosas, posibles solo cuando renace de verdad el espíritu comunitario, y la gente se siente hermanada por el simple hecho de compartir un lugar y un modo de habitarlo.

Ciertamente, tuvimos y tenemos todavía muchos problemas.

Los bancos que tenían sus oficinas en la ZEL han hecho de todo por boicotear el sistema ZEL, pero las oficinas generales tenían pocas opciones: o las cerraban o aceptaban convivir con la BdT, reduciendo enormemente sus ganancias...casi todas viendo sus escasos dividendos, han cerrado, y así hoy aprovechando su evacuación, existe una Caja de Ahorro del ZEL, que se ocupa por cuenta de la comunidad y de los habitantes particulares de todas las transacciones en dinero. Es un instituto sin fines de lucro, aunque si está estructurado del todo como un banco normal, pero, teniendo la fórmula de una cooperativa, mantiene un notable margen de autonomía respecto al sistema bancario formal.

En algún modo, el "tenor" de vida en el ZEL es "más bajo", respecto al resto de la nación.

PERO ÈS SOLO PORQUE, DESDE EL EXTERIOR SE USAN PARAMETROS DE VALORACIÒN FALSAMENTE OBJETIVOS.

En el ZEL no se ven más de tres televisiones en una sola casa, porque la gente sale a pasear. Circula mucho menos dinero, y obviamente las costumbres superfluas son eliminadas en gran parte, se utiliza menos el automóvil, por ejemplo, la gasolina se paga en dinero efectivo (moneda tradicional) justamente por esto tenemos servicios públicos deficientísimos. Las mega discotecas están así un poco "lejos" y nuestros muchachos han descubierto nuevos modos de estar juntos: no hay un chavo del ZEL que no toque algún instrumento musical, o que no practique algún deporte, o que no se interese por el teatro, o use una pequeña videocámara para producir programas, que son regularmente transmitidos en la televisión del ZEL. Ciertamente también en la ZEL tenemos una televisora local, pero que transmite pocas horas al día.

Imagino que quisieran conocer algunos detalles técnicos más precisos, para ver si pueden también ustedes iniciar una aventura así de extraordinaria.

Por esto he reescrito en la segunda parte de este folleto, el manual del ZEL, editado en nuestra casa editorial, por demás ya firme.

Recuerden siempre que, cada comunidad, cada pueblo, cada biorregión tiene características únicas e irrepetibles, y que es justamente esta la fuerza de quien no quiere resignarse a ceder el paso a los que han convertido los lugares en que vivimos en miserables periferias, material y moralmente, de un sistema demente y autodestructivo.

Por esto cada uno de nosotros, debemos imaginarnos la Banca de Tiempo y la Zona Económica Local, en su situación real y descubrir las soluciones más adecuadas.

CAPITULO SEGUNDO

COMO CONSTRUIR LA BANCA DEL TIEMPO

Como base de la Zona Económica Local, está el principio de reciprocidad, aunque sea "contaminado" de aquel de intercambio.

De hecho, para activarse la ZEL, se necesita de una Banca del Tiempo, que organice las prestaciones gratuitas de un cierto número de servicios, confiando en el hecho de que la disponibilidad mostrada inicialmente por la comunidad será en seguida cambiada.

Inicialmente la banca del tiempo no podrá contar con un número elevadísimo de participantes.

Además, aún en un grupo relativamente pequeño, son muchos los servicios que pueden ser intercambiados recíprocamente, y mucho el dinero que se puede ahorrar a partir de un acuerdo en que un determinado bien (aun quedando como propiedad de un particular) pueda ser libremente usado por todos los participantes.

Podrán ser intercambiados como primera cosa los servicios personales, quizás especialmente sencillos como el cuidado de los niños, los servicios domésticos u otros compatibles con los primeros participantes.

Aunque el intercambio entre servicios personales y servicios de uso de un bien es posible de inmediato, preferiblemente con un acuerdo preliminar entre los participantes que establezcan la relación entre dos diferentes servicios. Se habla en este caso del uso de una fotocopiadora, una lavadora, un programa de computación, de un automóvil, de un local, de una enciclopedia, de una casa de campaña de un equipo deportivo.

Comenzando con intercambios de este tipo, se pondrá en acción una pequeña red, cuyas ventajas evidentes aparecerán inmediatamente e involucrarán a otros para unirse.

Será absolutamente necesario un "centro", en el cual cada uno podrá proponer sus servicios y encontrar el servicio que necesita.

Este centro podrá ser muy bien un negocio -entonces la BdT se expandirá a partir de la clientela- pero podría funcionar todavía mejor un círculo recreativo, un gimnasio o algo parecido, el ideal es que sea el municipio quien se haga cargo de la iniciativa, pero difícilmente los administradores, ligados a la sociedad política y a intereses muy fuertes, no tienen el espíritu necesario para una iniciativa tan revolucionaria.

En Inglaterra habiendo los "LETS"(que en ingles significa: sistema de intercambio local) establecidos esencialmente en las comunidades, iniciaron comúnmente de los “Pub” (Cafés) verdaderos centros de la vida del pueblo. En Italia se podría operar la elección, variándola a según de la situación local.

En el caso de que sea posible, se puede pensar en un grupo preliminar, entre grupos o círculos culturales ya estructurados que tengan la capacidad de recibir la carga de la propuesta de la BdT.

La BdT no se extiende en virtud del número de participantes, sobre todo por el dinero que se ahorra y que puede ser utilizado en modo particular o en grupo para otras inversiones cuyo costo sería sostenible por una persona privada –respecto al uso que le pudieran dar- pero se vuelve sostenible, si el bien es compartido, con el aumento del intercambio interno.

En esta fase de germinación no hay necesidad de contabilidad formal, conteo de las horas, del número de veces que un bien es utilizado, y se sigue hablando de otra cosa.

Es claro que una noche como niñera, puede tranquilamente corresponder a la auto recepción “en cambio” de una mañana de compras o por la reparación de un electrodoméstico.

Se entra en un clima de reciprocidad casi absoluta, confiando en el derecho reciproco.

Es de esta manera como se solidifica la primera forma de comunidad, el primer núcleo, el imán que atraerá a los otros, justo por la virtud del estilo manifestado.

Naturalmente será necesario estar abiertos al máximo hacia el exterior, publicitar la iniciativa, exponerse al riesgo de cualquier fregadera. Es así como han comenzado sistemas que hoy cuentan con miles de adheridos, personas individuales, como sociedades, como en la gran “LETS” de las “Blue Mountain” australianas: iniciado por cinco personas en febrero de 1991, es hoy el centro de la vida económica de una zona extremamente vasta y ha ampliado sus actividades a sectores como la asistencia a los ancianos y a las preescolares y maternales, la atención domiciliaria de los enfermos.

Sin prisas, lo que importa es la solidificación de un primer núcleo bien nutrido, buscando diversificar al máximo las actividades de los participantes. No pretendan introducir de inmediato dentro del intercambio bienes normalmente comerciables, salven la producción doméstica y la producción artesanal: la BdT no es un juego, ni mucho menos un juego de azahar.

La segunda parte de la Banca del Tiempo es, lógicamente más compleja. En el momento en el que se experimenta el crecimiento de solicitudes de adhesión, es necesario sentarse en una mesa a programar con cautela y una dirección precisa, la actividad del intercambio.

El objetivo es crear una zona económica liberada del sistema económico nacional, en síntesis “marginalizar” el lugar en el que se vive, en su justo sentido de poner al margen, si no allá afuera, y reducir así al mínimo el impacto de las elecciones que tomamos, de carácter económico, tomadas independientemente del deseo y los intereses de la población local, y no como las consecuencias sociales de descomposición entre las relaciones interpersonales, que significa la entrada total al sistema económico global.

HASTA AQUÍ, las cuestiones a resolver serían:

  • Cómo certificar los servicios recibidos o los bienes dados.

  • Qué tipo de estructura darse en relación con las instituciones fiscales que rápido vendrán a meter sus narices en la BdT.

  • Quien dirigirá la BdT y dirimirá las preguntas que inevitablemente surgirán entre los participantes.

  • Cual será el valor de una hora de trabajo: igual para todas las prestaciones, o diferenciadas a según de las mismas.

  • Qué limite de endeudamiento se le puede establecer a los participantes independientes, particulares.

  • Qué limite poner a quien intente iniciar una actividad nueva.

 

Otras cuestiones podrán ser resueltas o no, a la orden del día, o a según de quién se encuentre, de frente a una actitud de cerrazón de las instituciones políticas y económicas, no sea que hagan un tentativo de utilizar el sistema para sus intereses propios, o quizás en la más interesante de las hipótesis, quien se encuentre frente a participantes en posibilidades de apoyar la BdT en sedes significativas.

Claro que en un municipio tener el apoyo de la autoridad y los medios del presidente municipal para declarar “oficial” la acción de la BdT, significa en breve tiempo involucrar a toda la comunidad, o al menos a la gran parte de ellos.

UNA QUESTIÓN CENTRAL: ¿CUANTO VALE UNA HORA DE TRABAJO?

En el momento en el que se considera iniciar la BdT en un ámbito difuso, y se sale de la dimensión de los amigos o como sea basada sobre la confianza recíproca y sobre el convivir ya adquirido de las ventajas del intercambio sin moneda, se encuentra seguido haciendo algo con los “dudosos”, ósea con personas fuertemente tentadas a adherirse, pero frenados por consideraciones comúnmente sensatas.

Una de las cuestiones preliminares por resolver es, como hemos visto, ¿qué valor dar a la hora de trabajo?

  • El trabajo de un profesionista, tiene detrás una inversión en dinero y fatiga, que debe ser justamente recompensado;

  • Un trabajo especializado, o particularmente calificado es más difícil – consecuentemente más raro – y tiene indiscutiblemente un valor intrínseco, ósea real, no condicionado simplemente de las “leyes del mercado” – que debe ser reconocido;

  • Una persona especialmente eficiente, destacada por diversas circunstancias, puede hacer los mismos trabajos, en tiempos más breves, de otras personas menos eficientes:

  • Una cosa es utilizar por un día la bicicleta y otra cosa un automóvil, que perderá valor con la cantidad de kilómetros recorridos.

 

En algunas experiencias se ha elegido tomar por buenas estas objeciones y de mantener al interno del “LETS” una cierta diferenciación similar a la que existe en el mercado mismo.

Se contentaron con pregonar la “moneda al interno del sistema de intercambio, refiriéndose a un valor medio del mercado” por lo que tiene que ver con los pagos de las diversas horas trabajo.

Es un camino seguramente transitable, pero que resiente pesadamente el condicionamiento del sistema económico global: de este modo es más difícil construir una economía de zona.

Suficientemente “marginada”, porque todas las oscilaciones del mercado inherentes al mercado de trabajo repercuten al interno del sistema.

Pero la contra indicación más grande en relación con esta elección, es otra.

Si también es aceptable como línea de principio que las horas de trabajo no tengan, intrínsecamente, un valor idéntico; también no es concebible que una prestación pueda valer, pongamos un millón y otros veinte mil pesos.

En términos económicos esta desigualdad distributiva es llamada “rendimiento” la persona desarrollaría como sea su trabajo, aunque si le pagarán una cifra enormemente inferior, pero se aprovecha de una serie de circunstancias “del mercado” para ganar lo que gana.

Es del todo evidente que el que entiende aprovechar, a nivel individual, de la posición de “rendimiento” alcanzada, no tiene ningún interés económico de adherirse a la BdT: esta de hecho, tiene como objetivo el de sostener a la localidad y sucede que en tal circunstancia el participante encuentra motivaciones extraeconómicas, que compensan lo que se sacrifica.

Aquí es necesario un breve discurso sobre la reciprocidad.

Con el dinero se compran bienes y se obtienen servicios.

Los bienes y los servicios comprados tienen para el individuo un doble valor: aquel estrictamente de uso, que asegura la satisfacción de una exigencia física o psicológica, del todo desconectada con la relación con los otros.

Prefiero beber un buen vino que un vino “chafa” y, si como el buen vino es más raro lo pago más caro.

Una camisa de pura lana me mantiene más calientito y es más sana que una camisa de acrílico y como la lana es más escasa, la pago más caro.

Prefiero desempeñar menos tiempo en los desplazamientos, entonces pues, utilizo una moto en vez de una bicicleta, y la moto es más cara de la bicicleta.

Hasta ahora hemos hablado del valor intrínseco del bien o del servicio.

El discurso cambia completamente cuando mi “necesidad”, se refiere en cualquier modo a mi estatus social.

Todos de alguna manera nos referimos a la sociedad en la que vivimos, a la cual nos interesa tener respeto, estima, afecto, socorro.

En la distorsión producida por el sistema del aprovecho, se es más estimado, respetado, etcétera, mientras más riqueza se posea.

El auto de gran potencia, el vestido de marca, la colonia de prestigio, las vacaciones en el lugar de moda: los ejemplos son innumerables.

LA RECIPROCIDAD – yo doy a la comunidad y sé que recibiré lo justo – FUNDE EL VALOR INTRINSECO CON EL VALOR SOCIAL.

El medico correcto, ganaba menos en la mayoría de sus pacientes, pero gozaba al interno de la comunidad de un elevado prestigio, que lo compensaba abundantemente, en el campo de la satisfacción personal, de esta presunta inferioridad.

Para quedar con este ejemplo, el mismo medico podía vestirse en el modo más informal y cómodo posible, porque no tenía necesidad del saco azul o de los zapatos “Gucci” para subrayar su “status”, continuando el tema, en un sistema de intercambio local y comunitario idealmente privado por completo del dinero, hacer bien el trabajo propio, poder ofrecer a la comunidad los servicios más solicitados y apreciados, con lleva automáticamente una “recompensa” en términos de estima y de confianza, recompensa que funge de por si como estímulo para dar lo mejor de sí mismos.

Hoy por hoy que el niño tenga que ser vestido y equipado con las mercancías de moda para “no desfigurar” frete a sus compañeritos, es un argumento conclusivo respecto a la total perversión de las relaciones humanas inducidas por el sistema monetario y del provecho.

La BdT puede reinsertar de inmediato la reciprocidad, incluso al interno de un sistema, en el cual el intercambio no puede no mantener su importancia, porque como sea la comunidad local esta inserida en un sistema global en el cual el discurso del valor / prestigio (como en el ejemplo del médico) funciona en casos particulares.

Dicho todo esto regreso a la parte especifica.

Al interno de nuestro sistema de intercambio sin moneda, se puede decidir de atribuir un idéntico valor a cada hora de trabajo.

En este caso, las consideraciones sobresalientes son las siguientes:

  • El profesional de éxito puede decidir cuanto de su tiempo ofrecer a la comunidad y cuanto disponer para la demanda comercial. Mientras más funcional esté la banca de tiempo, mejor se integrará, hasta el mismo profesionista verá la importancia de formar parte, y pues se liberará de la necesidad de mostrar su “estatus”, a través del exagerado consumo

  • El valor del trabajo de un profesionista, así como el de otro particularmente especializado, dependen formalmente de las oscilaciones de la demanda, en tiempos buenos ganarán mucho; pero en tiempos “malos”, o al inicio de su carrera, tendrá todas las ventajas de contar con una clientela segura y continua.

  • La participación de muchos profesionistas y especialistas en la BdT, asegura a cada uno la posibilidad de recibir servicios calificados, mientras más se extienda la banca del tiempo, menos “Fobaproas” ocurrirán.

  • Muchos trabajos mal pagados, tienen un valor intrínseco elevado, el ejemplo más clásico es el de la Niñera: La custodia de los niños es quizás el trabajo de máxima responsabilidad al que se pueda pensar; la misma cosa pasa con el cuidado de los ancianos y los enfermos.

  • Por lo que se refiere al cuidado con el que se desarrolla el trabajo, en un sistema como el de la BdT no está del todo eliminada la competencia. Si me desempeño mal, apresuradamente o si al contrario dedico más tiempo del debido, buscando aumentar el acredito de mi cuenta, el sistema en sus operaciones detecta este comportamiento y yo perdería prestigio, y consecuentemente confianza: habrá siempre, en un sistema activo, quien pueda desarrollar más correctamente mi trabajo.

Obviamente en la BdT, cualquiera puede escoger a quien pedirle un servicio y cualquiera puede rechazar un servicio, en base a un cuadro normativo preestablecido comunitariamente.

La objeción sobre el valor / trabajo, es pues superable al interno de este cuadro explicativo. Puede suceder que inicialmente sobre esto estén de acuerdo los primeros promotores, pero la acción de asignar la misma prestación a cada servicio castigaría la difusión del sistema de la BdT. En este caso, es aconsejable renunciar a la búsqueda de la reciprocidad “de inmediato”, aceptar una diferenciación como sea limitada y acordada anteriormente; es confiar en el hecho de que el reforzamiento de la localidad y la comunidad, lo que nos impulsará en el tiempo hacia la meta deseada.

Hay una última alternativa, objetivamente es la que asegura el máximo de participación en la BdT: se fija el valor de la “moneda” interna al sistema y se deja a los participantes la posibilidad de “ofrecer” a un determinado precio sus servicios.

Por otro lado, se necesita ser realista y tener presente que en algunos campos es indispensable prever una diferenciación, que no tiene nada que ver con algún prejuicio, por así decir “ideológico”.

La renta de una computadora por un mes tiene un valor intrínseco indiscutiblemente muy superior a la renta, por el mismo periodo, de una bicicleta, y de esto no se puede: no tomar en cuenta.

Dado que en una fase inicial es importante diferenciar el intercambio de servicios ofrecidos a través de un bien de aquellos ofrecidos a través del puro tiempo personal (y es importante porque de esta manera la utilidad del sistema resulta más inmediata y evidente), se necesitarán como sea acuerdos previos.

Lo que importa es eliminar desde el inicio cualquier tentación de una ganancia individual en cualquier manera parecida a “los réditos” de los que hemos hablamos, y hacer que el eventual debate de la “diferenciación” tenga un propósito “intrínseco”.

Cuadro detallado

Cuanto he dicho hasta el momento, clarifica creemos suficientemente, los motivos por lo que la banca del tiempo es importante. Muestra las diversas ventajas que ofrece, da en ideas generales el tipo de acciones y estrategias a seguir para utilizar en su construcción.

Es pues el momento de dar un esquema / ejemplo más detallado, sobre cómo se construye y como funciona.

Este ejemplo no nace de la imaginación de alguien, es en cambio ofrecido por “LETS LINKS”, el sistema propulsor del sistema en la Gran Bretaña, que recoge las experiencias de varios sistemas en el Reino Unido, cerca de trescientos al final de 1995, con miles de participantes.

Recodemos que como sea, se trata de un solo ejemplo y que cada zona tiene sus particularidades, para considerar en el momento del lanzamiento del sistema BdT.

 

PARA HACER FUNCIONAR UNA BANCA DEL TIEMPO SE NECESITA TENER A DISPOSICIÓN:

  • Una sede

  • Una computadora

  • Una fotocopiadora

La computadora sirve para organizar el sistema, con las palabras dar y tener, actualizadas en tiempo real, permite seleccionar los servicios ofrecidos y de catalogarlos, nos permite la realización profesional de todo el material necesario para los intercambios (boletines, cheques y demás) que asegura la uniformidad del estilo. Obviamente la fotocopiadora sirve para la duplicación de documentos y deberá ser sustituida oportunamente por un sistema más conveniente cuando sea necesario.

En la sede se desarrollará el trabajo organizativo, se pondrá en circulación un medio estampado parecido al “Segundamano”, se recibirán las nuevas adhesiones y demás cosas que se tengan que regular.

Los encargados

El centro impulsor de la BdT está constituido por un núcleo de personas, que, al inicio de forma voluntaria, pero después con trabajo retribuido con moneda interna (o sea con cargo a su cuenta en el sistema) si ocupan de la organización y de la gestión.

En el ejemplo británico, tienen:

  • Un coordinador, persona que goce de la confianza de todos, que sea garante del registro de las transacciones y mantenga todas las conexiones necesarias.

  • Un contador que tenga efectivamente actualizadas las cuentas de los participantes.

  • Un responsable que despache la recepción de las “ofertas y demandas” de los miembros y las tenga actualizadas en registros específicos.

  • Un diseñador, capacitado en imágenes por computadora que cuide, autenticidad, los estilos y presentación de los certificados de acredito – cheques o moneda local – y en general todo aquello que la BdT imprime

  • Un redactor, que prepare todo lo que sea necesario para las comunicaciones internas como externas al grupo, circulares, convocatorias, hojas explicativas, etc. El director puede fungir también como responsable de los contactos con la prensa, deberá también publicar la hoja de información de la BdT .

  • Un responsable de las manifestaciones paralelas como, todas aquellas citas que la BdT organiza para difundir el sistema y aumentar el número de participantes,

  • Serán necesarios una infinidad de colaboradores que ayuden a los responsables de cada área.

El grupo de coordinación que desde este momento definiremos Centro de la BdT. Preparara su primera reunión operativa. Cuando el sistema comience a moverse verdaderamente, fuera de la fase amigable, las cosas por hacer serán muchas.

El centro deberá:

  • Asignar las responsabilidades y los horarios de trabajo

  • Decidir un nombre para el sistema y para su “moneda” (ahora la llamaremos “unidad”).

  • Establecer un presupuesto, en dinero y en unidad.

  • El Centro se tomará un cierto periodo de tiempo para estructurar la organización y preparar el material, necesario para la reunión siguiente, serán entonces presentados:

  • La Guia de la BdT, ósea la agenda madre en la cual serán registradas las diversas profesiones, las ofertas y las demandas, si es necesario con el valor del tiempo en unidades. Oportunamente se hablará de una agenda electrónica, cuyas impresiones serán expuestas a disposición de todos los participantes, en la sede, publicadas en la hoja informativa o expuesta en negocios y locales disponibles.

  • Un breve opúsculo con las explicaciones del funcionamiento del sistema. Las explicaciones de cómo adherirse y movérsela interno, eventualmente quizás un volante menos profundo que sirva al impacto publicitario.

  • libretas para los cheques, que, depositados en las varias cuentas, testimoniarán las operaciones hechas, realizando en suma las funciones normales de los cheques y el efectivo en las operaciones consentidas.

Cuando este bien establecido “EL CENTRO”, la BdT estará lista y funcional.

En los primerísimos meses, la actividad será quizás lenta, pero esto es normal. Como en todas las novedades, quien se ha integrado quizás lo hizo más por juego que por convicción, y quien esté interesado en participar, espera ver cómo funciona la cosa antes de integrarse. No se debe uno angustiar aun que si el centro debe atender los obstáculos que se presentan. Las personas a veces son renuentes a pedir servicios, antes de haber ofrecido a su vez algún otro, para tener pues a disposición “unidades”.

Se trata de personas, que tienen necesidad de tomar confianza, en cuanto a su capacidad de funcionar dentro de la BdT, y lógicamente tener la capacidad de repagar aquello que han recibido.

Alguien puede tener la costumbre del “ninguna deuda”, y no haberse todavía dado cuenta de que esto en la banca del tiempo no significa nada, porque las deudas en servicios, no es otra cosa que reciprocidad de acción.

La deuda en la BdT es un verdadero servicio a la comunidad, porque pone la unidad en circulación, y estimula a los otros a intercambiar.

Otros pueden ser simplemente “holgazanes”, dispuestos a desempeñar el primer servicio, apenas lo llamen por teléfono, en vez de dirigirse a donde se expongan las ofertas y las demandas.

El centro deberá:

  • Asegurarse de que el “PERIODICO Segunda Mano” sea expuesto y circulante en el modo más correcto.

  • Asegurarse de que la oferta de servicios se suficientemente diversificada.

  • Publicitar la BdT

  • No cansarse de explicar con detalle el funcionamiento, subrayando que en el sistema las deudas, tienen una función positiva no negativa.

  • Organizar encuentros de convivencia, en la que se presente la BdT, por sí mismo el encuentro deberá de servir como ejemplo a los participantes.

 

El órgano de publicación y vinculación entre miembros

Si el grupo organizativo de la BdT es el centro, el periódico donde se publican las ofertas y demandas llamado “segunda mano” es la sangre, o sea el circulante en el que se exhiben las ofertas y demandas de servicios (y después de bienes). Su circulación asegurara la vida, o sea el conocimiento e intercambio de todas las posibilidades operativas. Para tener una idea de cómo deberá ser esta hoja, basta comparar los anuncios de cualquier periódico en nuestra ciudad. No podrá ser muy grueso ya que deberá imprimirse continuamente, pero si podrá usar en forma mixta, por ejemplo, la publicación podría ser mensual, y el semanario exponerse determinados puntos preestablecidos, así como hojas de distribución diaria.

 

LA MONEDA.

En nuestro breve recuento inicial, habíamos hipotizado un intercambio inmaterial, en el que LA INFORMACIÓN adeudo / abono viajaba en la computadora.

En el esquema ejemplificativo ofrecido por el LETS link, la información viaja, tierra a tierra, a través de un normal billete, o si prefiere un cheque emitido por los participantes, obviamente en unidad de moneda. La BdT es garante tanto de la moneda como de los cheques.

Al momento de la adhesión al sistema la persona, recibe una libretita de cheques. Al primer servicio recibido, desprende un cheque y está ya en deuda con la banca del tiempo, mientras que quien ha desarrollado un trabajo deposita el cheque y tiene ya un acredito en su cuenta...y el agua corre inmediatamente.

Después de esto se pueden organizar las cosas en modo tal que los créditos sean pagados en unidad por la BdT, a fin de que la moneda local comience a circular, esto no es absolutamente necesario, el uso de la chequera personal puede bastar, hasta que el sistema sea tan grande que requiera de una optimización de los intercambios.

Siempre habrá necesidad de controlar que la cantidad de unidades emitidas sea proporcional a los intercambios que soportarán La moneda de la BdT no puede generar intereses y no puede ser cambiada con valores de curso legal; incluso es importante especificar directamente sobre los billetes estos dos particulares. Que nos protegen frente a las acusaciones legales, dado que obviamente está prohibido “acuñar moneda” LA UNIDAD ES SOLO UNA INFORMACIÓN INTERCAMBIADA AL INTERIOR DE UN SISTEMA DE PARTICIPACIÓN VOLUNTARIA, NO PUEDE SER ACUMULADA. NI GENERAR GANACIAS EN MONEDA DE CUSRO LEGAL.

Para concluir con este esquema reasumamos los puntos esenciales:

  • Todos los créditos y deudas son a interés taza 0%

  • Todas las cuentas parten de cero

  • Solo quien es titular de una cuenta puede utilizarla

  • Todas las cuentas son públicas y consultables por todos los participantes

  • Un participante puede rechazar la solicitud de sus servicios, aunque este en deuda, obviamente tal elección repetida varias veces, lleva a la exclusión del sistema.

  • La banca del tiempo no puede producir ganancias privilegiadas, ni provechos personales, y cubre sus necesidades materiales, hasta donde sea posible con la moneda del sistema, (para adquisiciones externas se puede obviamente pedir una contribución en dinero a cada participante).

  • El centro se encarga de tener las cuentas permanentemente actualizadas y controla que los participantes respeten las reglas.

  • El funcionamiento de la BdT es en todo contrario a la de un Banco, donde no se gana nada bajo forma de intereses o del pagar las cosas, del trabajo realizado.

  • Intentar ampliar la banca del tiempo más allá del ámbito local, lo llevará inevitablemente al fracaso, por la falta de intercambios en tiempos cortos, además si como la base del sistema –el “capital inicial”- es el tiempo, ampliarse implica transportarse, y pone en crisis todo el sistema, aun sin contar el costo en dinero de los viajes mismos.

 

Breve historia de la moneda y del sistema de intercambio local.

La moneda local como la historia enseña, nos ofrece una de las soluciones más eficientes e inmediatas al desempleo.

Basada sobre las practicas económicas en auge de las sociedades premodernas, la circulación de moneda local permite poner comercializar bienes y servicios en una determinada zona, de pequeñas dimensiones, independientemente del hecho de que la economía nacional asegure o no un flujo de utilidades y dinero.

ESTO DE LO QUE ESTAMOS HABLANDO ERA UNA PRACTICA INCLUSO UNIVERSAL, HASTA EL SIGLO 19 Y HASTA QUE EL SISTEMA MONETARIO FUE CENTRALIZADO.

El gran florecimiento de las riquezas del Renacimiento fue construido a partir de monedas locales de un pueblo. Era normal utilizar monedas locales, para todo lo que a las transacciones se refería, por supuesto, locales, flanqueada de monedas de más amplia circulación, para comercio de más amplio respiro.

Un vasto sistema de circulación de las monedas, basado sobre varios niveles diferentes, ASEGURA A LAS CIUDADES Y LAS REGIONES A MANTENER LA PROPIA SEGURIDAD ECONOMICA, ADEMÁS DE GARANTIZAR LA UNIDAD SOCIAL Y, AL MISMO TIEMPO GARANTIZA LA POSIBILIDAD DE COMERCIAR Y EXPORTAR, ETC.

Hoy tenemos ejemplos de sobre vivencia de estos “niveles múltiplos” en ciudad como en Tokio y Singapur, además de la isla de Guarne.

En Guarne, en el 1819 el gobierno emite obligaciones, sin intereses alguno, con la que finalizo la completa reconstrucción de la infraestructura de la isla, la circulación de estas obligaciones únicamente locales- en cuanto su carácter carente de intereses, no podían ser del interés de especuladores e inversionistas- llevo a la construcción de un sistema económico reducido a la isla, junto a el nacional y global que permitió una tasación muy baja.

Desde entonces muchas otras monedas han sido introducidas, con éxitos significativos, en años más recientes, hasta de parte de gobiernos locales de varias partes del mundo, como en Salta (extremo norte de Argentina) generando un auténtico boom en la ocupación.

En 1984, en la provincia de Salta, el gobernador tratando de enfrentar el problema de las casas vacías, decide imprimir obligaciones locales.

Siendo la economía generalmente condicionada por la inflación, la nueva forma de pago es rápidamente aceptada por todos, aunque porque, el gobierno habiéndolo emitido debía aceptarlo como pago de los impuestos, en pocas palabras en 1986 la economía de Salta estaba ya revitalizada, fuertemente autónoma –pues entonces, más allá de ciclo boom / recesión, en si la moneda local representa desde entonces hasta ahora más del 60% del dinero circulante.

Los stamp-script literalmente los “certificados volantes”, fueron el ejemplo más difundido de la moneda local sin intereses, aunque por que tenía a la espalda los importantes estudios de un importante economista alemán Silvio Gesell.

Este teorizó que en las monedas “no fructíferas” – sobre las cuales no se pueden calcular intereses-nos llevan a una actividad de intercambio mucho más veloz, dado que a ninguno le conviene dejar quietas cifras elevadas, además del hecho de que círculos exclusivamente locales evitan efectos inflativos generalizados, se trata pues de un remedio particularmente eficiente contra la devaluación.

Los stamp script fueron adoptados en la zona de Austria, de Suiza, de Dinamarca, de Canadá y de los Estados Unidos, con buenos resultados.

Keynes examinando las intuiciones de Gesell en su “Teoría general de la moneda”, dijo que sobre esto se va ha hablar mucho en el futuro.

Pero hubo una fuerte oposición de los Bancos, que bloqueo en particular, el desarrollo excepcionalmente rápido de esta moneda en Australia, donde el éxito, en particular en la ciudad de Wolf, era extraordinario.

Ya que son emitidos por la autoridad local, es en el caso de la ciudad de Wolf, con precisos parámetros de valor, los stamp script violaban el dogma de la emisión única y autorizada de la moneda circulante, e interferían con las actividades de las centrales del poder financiero, en manera legalmente perseguible.

La moneda producida por la comunidad.

De monedas creadas, no por Instituciones o Institutos Bancarios, pero si espontáneamente de parte de un grupo de habitantes de un pueblo o región, se tiene noticia y documentos, desde el siglo 19, periodo en el cual gran parte de los Bancos operaban en territorios estrechos.

La iniciativa más famosa es aquella de Robert Owen en Londres y Birmingham –el National Equitabile Labour Exchanges activo de1832 al 34- y la de su colega Joseph Warren que en Cincinnati creó el Times Notes. Que funcionó por diversos años a partir de 1830.

Esta iniciativa estaba estrechamente ligada al naciente movimiento sindical y a la práctica de la mutua asistencia, se basaban sobre principios de igualdad y cooperación, y tenían esencialmente la función de aliviar la situación de extrema pobreza.

Es para resaltar que también Proudhon creó una “Banca de Pueblo”, que llego a contar con 27000 miembros, basada sobre la equivalencia entre el capital y el trabajo (el tiempo trabajado era contabilizado sobre una “cuenta corriente”, exactamente como si fuera dinero depositado).

Este gran éxito fue destruido durante la revolución de 1848.

Durante la gran depresión de los años 30’, se topaba uno continuamente con sistemas económicos locales, construidos sobre la circulación de monedas no legales y una estrechísima red de trueque.

ESTOS SISTEMAS SALVARON LITERALMENTE DE LA MUERTE POR HAMBRE A MILES DE HOMBRES Y MUJERES AVENTADOS A LA MISERIA MAS HORRIBLE, TAMBIEN EN ESTADOS UNIDOS Y EUROPA.

No existiendo todavía la idea del “estado asistencial”, podían aceptarse en aquel periodo las iniciativas de carácter social más disparadas.

Los desempleados eran ayudados al interno de la comunidad local, en la cual vivían normalmente las organizaciones que abrazaban completamente la filosofía de cooperación y estaban frecuentemente involucradas con las instituciones de crédito alternativo, a través de las cuales se financiaban la construcción de la casa o adquisiciones de terrenos.

En los estados unidos de Norteamérica, al final de 1933, se podían contar al menos 159 organizaciones de trueque, en 127 ciudades que involucraban a un millón de personas.

La mayor parte de estos era la reconstrucción de “organizaciones de mutuo crédito”, que estuvieron en auge junto a las “cooperativas de intercambio” durante los años “del pánico” a finales de siglo precedente.

Una característica común a estas experiencias es la emisión de moneda válida para todos los participantes, utilizada como testimonio de crédito y de deuda por los servicios recibidos o los bienes intercambiados.

El riesgo de estas redes es que emitieran un número excesivo de testimonios respecto al valor de los bienes y los servicios intercambiados,

Con un proceso inflacionario y la consecuente pérdida generalizada de la confianza en la moneda local.

En la Post-Guerra

Durante los años 70’ las redes de intercambio y trueque, en particular en Norte América, donde involucro a muchas personas en cientos de ciudades: Surge de nuevo la emisión de la moneda interna, en este caso definida como “trade dollar” que no podía generar intereses.

Las leyes estadounidenses prohíben la práctica del intercambio entre la sociedad, pero en esto no intervenía ningún mediador.

El mundo de los negocios comprendió la posibilidad de utilizar esta escapatoria para construir una red de trueque multilateral.

En estas redes confluyen centenares de empresas, que, con un sistema de créditos y adeudos, logran hacer transacciones de cualquier tipo, también por que las redes funcionan como “mediadores del trueque”, y están siempre a la caza de bienes y servicios que puedan satisfacer las necesidades de los participantes, como regla a la organización va el 10% del valor de cada trato concluido, evidentemente se está hablando de algo diferente a la moneda local o sistema de intercambio comunitario.

Sin embargo, el ejemplo es útil, ya que nos indica como podemos evadir el sistema tradicional de intercambio mercancía por dinero.

En definitiva, la red de trueque de los hombres de negocios, norteamericanos es una especie de LETS capitalista.

En el “Tratado del Sistema de Intercambio Local”, al contrario, la regla es el no aprovecho, luego entonces interés cero. La finalidad de construir las bases económicas de una comunidad local no es hacer negocios.

La evolución: LETS e intercambio comunitario.

En los años 60’ y 70’, el sistema de intercambio local tenia, sobre todo en Gran Bretaña y Norteamérica, una connotación precisamente defensiva: la sociedad de muto auxilio de la cual hablamos.

Pero despuntan algunas excepciones, en particular en los Estados Unidos y Canadá, exactamente en British Columbia.

Aquí el movimiento de “Retorno a la Tierra“ buscó lanzar nuevas formas de trabajo y de organización cooperativa: el colapso de la industria minera creaba desempleo, el dinero circulaba muy poco.

Así – en el 1976 – David Weston, estudioso de economía y sociología, lanzó en Vancouver city un sistema igualitario de intercambio, basado sobre la hora de trabajo, llamado Community Exchange.

Tres años más tarde creo un sistema similar en Vancouver Island, y en el presentarlo se apoyó en un juego de simulación que presentaba claramente el mecanismo monetario general y en qué modo estos tienden a aprovecharse de la economía local, para provecho de las grandes centrales financiaría y bancarias.

En particular el juego reproducía el actual sistema en el que los capitales financieros se separan de la producción material.

De hecho, hoy, toda la economía está puesta al servicio de la producción de intereses financieros, sin que se tomen en consideración factores como el empleo, las posibilidades de una “canasta básica” para los particulares, la así llamada “des economía”, o sea los costos en términos ambientales, los de salud pública y etcétera, que no recaen directamente sobre los inversionistas, pero se dejan en cambio a cargo de la colectividad.

De la simulación de Weston emergía entre lo demás, claramente lo que hoy está bajo la mirada de todos, el desempleo, es inevitable en un sistema en el que:

  • las grandes distribuciones hacen cerrar a los pequeños negocios, que además no son capaces de emplear a toda la fuerza de trabajo; los capitales se establecen donde la fuerza de trabajo cuesta menos, porque en el trabajo tienen menos garantías; y para aumentar las ganancias se introducen tecnologías labour saving “trabajo seguro” (máquinas), que les hacen ahorrar sobre el costo del trabajo y entonces creas a su vez desempleo.

  • El ataque destructivo a la economía local, traído por la concentración del capital, se desarrolla en dos maneras diferentes. Uno es obligar a quien quiera trabajar a seguir las inversiones y los centros de producción con consecuentes migraciones internas o externas. El otro más solapado es todavía más mortal, es la separación entre la propiedad y la comunidad local: la fábrica, el supermercado, el banco y las otras actividades que dan trabajo, son propiedad de inversionistas lejanos, que abren y cierran sus actividades en base a consideraciones exclusivamente económicas, sin atender sus consecuencias sociales. Así la comunidad local no controla la ni el destino económico propio, ni la propia dinámica social, perder poco a poco la identidad y la posibilidad misma de decidir por sí mismos y para el territorio en el que se ubican.

En el 1983, siempre en Vancouver Island, Michael Lintón, profesor de economía y comercio, propuso que en vez de utilizar la unidad tiempo el sistema se sirviera de la moneda paritaria al dollar canadiense para engancharse al ámbito económico general, siempre y cuando se mantuviera la característica de no poder ser acumulable ni cambiable, fue llamado el “dollar verde”, la nueva unidad de pago.

Fue él quien adopto por primera vez la expresión LETSystem, e inició su sistema en la Comox Valley.

Esto creció hacia muchas comunidades en todo Vancouver Island. David Weston, de su parte, modificó su sistema en los años venideros: adoptó a su vez el green dollar, pero al interno de una estructura cerrada, una organización a la que debía uno adherirse de modo formal como socios para participar del intercambio y que preveía reuniones regulares, una contabilidad centralizada y otras estructuras fijas.

Fue Weston quien inserto los cheques junto a la moneda corriente del sistema.

“Establecí que también las horas de trabajo fueran valuadas en base a su valor intrínseco, desde un mínimo de 6 hasta un máximo de 18 dólares canadienses”.

“Establecí el límite de endeudamiento, y de tal modo evitar excesivos desequilibrios en las cuentas de los socios”.

Mientras este sistema goza todavía de buena salud, el de Linton, menos estructurado y basado solo sobre la circulación de la moneda local, ha cesado sus actividades a causa de una excesiva expansión del su campo de acción y por otros defectos – enmarcados por los mismos participantes – que indicamos aquí en seguida como recordatorio para quiénes se alistan para iniciar en su momento un “sistema de intercambio”.

El sistema era administrado por una persona, sin involucrar, en forma de comité o algo a los participantes.

La falta de un techo al endeudamiento que causo enormes “hoyos” puesto que personas de pocos escrúpulos decidieron disfrutar el sistema para obtener esencialmente unas pequeñas ventajas personales, provocó un gran daño al LETSystem.

El sistema no resultaba responsable de los intercambios y pues no daba suficientes garantías, dado que ninguno atendía la cabalidad de los participantes y el equilibrio en el cierre de las respectivas cuentas: faltaba total y exactamente el espíritu comunitario y aquella precisa indicación de fondo, según la cual el sistema no es una estructura económica con fines para sí misma.

Michael Linton no poseía una cualidad fundamental: el realismo.

Creía que su LETSystem, “nuestra” Zona Económica Local, podría nacer y desarrollarse, a gran escala, de modo espontáneo, una vez que alguien se preocupara simplemente de crear la moneda local. Lo que, a todas luces, no era posible.

LAS EXPERIENCIAS:

Australia, Nueva Zelanda, Inglaterra, Francia, Alemania y Suiza.

Es pues un sistema controlado, cerrado en su estructura inicial y dispuesto a expandirse con cautela, con un límite al endeudamiento: el camino justo para construir la Zona Económica Local.

Lo demuestran bien las experiencias australianas y neocelandeses, cuyo éxito parece hasta ahora indiscutible: 45 fueron los sistemas que funcionaban en 1991 y la fuerza de su ejemplo fue tal que subió a 200 el número de sistemas.

Entre estos el LETS más grande del mundo, el de Blue Mountains, con algo como 1800 participantes.

Se autogestionan de manera cooperativa, con circulación de moneda interna y cheques con cuenta corriente.

Limitan el endeudamiento, e involucran a personas y sociedades de las más diversas actividades.

En Gran Bretaña, la New Economics Fuondation (NEF), comenzó a introducir la idea del LETS a partir de 1990 apuntando mucho hacia la idea de la moneda local; ya David Weston había intentado organizar en Norwich, en 1985 su sistema.

Fue una experiencia significativa que no fue más allá de los 50 participantes.

Más importantes fueron los LETS construidos, fueron el contacto con Vancouver, en 1987, en comunidades de la Escocia y Gales, que sistematizaron todas sus actividades, haciéndolas funcionales y fluidas, las acciones de la NEF permitían una fuerte penetración en la idea del LETS que, en seguida a estas experiencias visibles y concretas, difundiéndose cada vez más en toda la Gran Bretaña.

En 1991 nacieron otros sistemas y Liz Shepard construyo una estructura de apoyo y propaganda, el LETSLINK UK, que se encargó también de abastecer la documentación, esquemas operativos, y todo aquello que se puede encontrar también en este escrito.

Desde 1985 hasta hoy los LETS en Gran Bretaña se volvieron más de trescientos, con un número oficial de participantes que va más allá de los 15 000: algunos son pequeñísimos, pero otros han alcanzado dimensiones significativas en el cálculo de los participantes conviene tener presente que, sobre todo en los LETS operantes en pequeños pueblos, la moneda interna se volvió un circulante para todos los efectos, siendo normalmente aceptada en los negocios locales.

En Francia se desarrolló desde el 1990 en adelante el Systeme d’Echanges Local (SEL), que se mueve en las mismas coordenadas del LETS encaja sobre una experiencia precedente hasta hoy funcionando, la Réseau d’Echanges Reciproques de Savoirs (Red de Intercambio Reciproco del Saber) en el cual se intercambian competencias e información de manera informal. sin ningún tipo de control centralizado.

Existe también una forma de SEL por así llamarla “suavizada”, que prevé el intercambio de servicios de solidaridad social, llamada Troc-Temps.

La mayor parte de las iniciativas francesas, por demás muy numerosas, cuenta aún con un número limitado de participantes.

Tomando el modelo británico y con una comunicación directa entre los respectivos centros de coordinación nacional, el intercambio local (LET) se desarrolló de manera significativa en Alemania y en Austria donde, al contrario de Francia, la participación de la población local se manifestó inmediatamente de modo fuerte.

En fin, en Suiza, funciona desde los años 30’s el WIR, un circuito de intercambio local (de bienes y servicios) con moneda propia, wir, pero que es convertible a francos suizos.

El organismo central de la red es una banca en todos los sentidos.

Favorecido de la división del estado en pequeños Cantones, el WIR tiene esencialmente la función de parificar la fuerza de trabajo (capital en trabajo) al capital financiero e impedir así que la falta de inversiones lleve al estancamiento de la economía local (...despidos, etc.), La convertibilidad vuelve a la WIR en todo similar a un normal cheque bancario.

Situación y perspectivas en Italia.

Características de las experiencias en los años 80s

El país en el que el intercambio sin moneda o en moneda local, ha tenido hasta hoy el mayor éxito, hemos visto, fue la Gran Bretaña.

Esto porque las experiencias LETS fueron estimuladas, sostenidos y estudiadas, al interno de un significativo movimiento denominado New Economics, que surgió de los pasos de Schumacher, que busca construir las bases de un circuito económico alternativo frente a aquel impuesto y OBSERVA EN LA DIMENSIÓN LOCAL DE LA ECONÓMIA LA LLAVE PARA ELIMINAR DE LA VIDA COTIDIANA LAS FAMOSAS “LEYES DEL MERCADO” SIN CASARSE CON LAS VISIONES INSTITUCIONALISTAS Y DIRIGICIONISTAS.

Desde esta óptica, el LETS no es solo intercambio de tiempo, se vuelve también rápidamente intercambio de bienes. Lo mismo sucede en Francia con el SEL y en Alemania con el LET.

Las experiencias italianas han tenido un modo particular de ser, muy similar a aquella “atenuada “ que hemos visto en Francia , el Troc TIemps.

En Italia, de hecho, la economía así llamada del “tercer sector”, hasta hoy no ha tenido una visión verdaderamente autónoma en relación con el modelo de economía mixta, que domina en contraste al nacimiento del IRI en adelante, con una substancial continuidad de la rigidez fascista y también el del Estado asistencialista.

El Tercer Sector (piense en las “leyes de las cooperativas” ) está en gran parte ligado a los sindicatos, partidos, iglesias, y baja puntos en términos de autonomía, por los lazos que se aseguran las instituciones a través de las ayudas.

La visión de la comunidad local, como elemento fundamental de un sistema económico diferente, fue hasta hoy despreciada. Por este motivo las BdT nacidas hasta hoy –por el momento las más significativas están en Parma, San Arcangelo de Romagna, Ivrea, Padova y sobre todo Perugia – promovidos por ambientes cercanos a los sindicatos y grupos de voluntarios, han cultivado solo el aspecto ligado al tema del malestar existencial, tanto material como moral, en vez se aquel aspecto profundamente novedoso del punto de vista económico.

Gracias a la ley CEE, que asegura el financiamiento a los municipios para actividades novedosas, y gracias, la menos en algunas ciudades, al interés de las instituciones locales, se verificó una efervescencia impresionante e improvisada, que financia las iniciativas ya en movimiento, decenas y decenas de proyectos en vías de presentación.

Las BdT son en pocas palabras consideradas como instrumento para “mejorar las relaciones de buen vecindario” o que es del todo importante.

También las relaciones de buen vecindario que son seguramente una característica surgida del espíritu comunitario no tendrán gran cosa que decir respecto a las características negativas del actual sistema económico y social, si no se vuelven la base de la vida cotidiana. A un lado de las personas que tienen mucho tiempo libre. Para construir o reconstruir el tejido íntimo de la comunidad, resulta indispensable las aportaciones de todos los otros.

DE LA BANCA DEL TIEMPO A LA ZONA ECONÓMICA LOCAL

Las bancas del tiempo en Italia están organizadas así:

  1. De modo informal, con un estatuto general de asociación.

  2. Según el esquema del trabajo voluntario, con inscripción individual al registro de voluntarios, llevado por el municipio.

Utilizar la formula del voluntariado restringe sensiblemente el espectro de los servicios intercambiables: es seguramente un primer paso, pero no se puede concebir la BdT dentro de una normativa así entendida, al menos si se quiere se convierte en el núcleo alrededor del cual se desarrolle, autónoma y significativamente, la Zona Económica Local.

La fórmula de la de la ¿asociación general, que tenga en sus estatutos la promoción y el reforzamiento del espíritu comunitario, a través del intercambio de bienes y servicios, sin el uso del dinero parece más flexible y adecuada.

La BdT es una figura jurídica nueva, que crea situaciones significativas desde el punto de vista económico, y por lo tanto fiscales; Las asociaciones que la promueven, y en la cual deben confluir todos los participantes, se mueve en territorio que los estudiosos del derecho llaman “juri condendo”, ósea en un sustancial vacío, en el que las normas por aplicar son estudiadas caso por caso.

En breve, debería hacerse ley el proyecto de “disciplina fiscal de las organizaciones no lucrativas de utilidad social (ONLUS)”; Será por esto oportuno organizar la Banca del Tiempo como una organización “non profit” y precisamente como empresa que tenga en sus estatutos la promoción del desarrollo económico y social de la comunidad local. Y que sea así conducible hacia una especie de asociación o ente de carácter privado, con fines exclusivamente solidarios.

De este modo los particulares pueden intercambiarse las prestaciones en el régimen especial según el cual << están excluidos de las imposiciones sobre los réditos las utilidades obtenidas en el ejercicio de actividades comerciales en conformidad a las finalidades institucionales o de actividades complementarias>>.

La BdT deberá tener escritas las cuentas, cronológicas y sistemáticas, y rendir un balance anual.

Como las otras, ONLUS no deberá pagar impuestos sobre la renta; tendrá un IVA proporcional al 4%, por la compra de bienes inmuebles y muebles inscritos en el registro público de la propiedad, nada de impuesto sobre el autofinanciamiento recogido a través de suscripciones públicas, ningún impuesto a sobre las donaciones, ningún impuesto; los entes municipales tendrán a su lado la facultad de reducir hasta en un 80% las tarifas y tributos, para las actividades del ONLUS, y pues también de la BdT.

El esquema organizativo expuesto en el apéndice es útil en el sistema ONLUS.

Para evitar mezclas entre sociedad comercial, con fines de lucro y la BdT, y hacer que al interno puedan ser intercambiados como sean servicios profesionalmente calificados, será entonces suficiente crear otras organizaciones no lucrativas, divididas por categorías.

De hecho, nada impide que, por ejemplo, dos o más profesionistas a un lado de sus actividades normales, construyan una asociación no lucrativa, que tenga la misma finalidad aquí declarada, “promoción del desarrollo económico y social de la comunidad local” y que esta sociedad abastezca a la BdT sus prestaciones: las utilidades virtuales, de está derivadas, no estarán sujetas a tasaciones tributarias.

Será el centro de la BdT quien favorezca el nacimiento de estas asociaciones paralelas, poco a poco mientras los profesionistas, en vez de los artesanos o agricultores, reparadores u otros, serán atraídos por la posibilidad que ofrece el sistema de intercambio sin dinero y se encontrarán con el problema del fisco.

Un modelo de estatuto de la Banca del Tiempo

1 Nombre

El nombre de la asociación es BANCA DEL CACAO________________

En este estatuto se utilizará convencionalmente la expresión BdC como nombre de la asociación.

2 Fines y objetivos

2.1 Desarrollar e impulsar las experiencias comunitarias en la cuidad de__________________________________a través de la construcción de un sistema de intercambio económico local.

2.2 Estimular la creación de bienestar económico y social, tanto para los miembros de la BdC, como para toda la población de______________________________________

3 Adhesiones

3.1 Las adhesiones a la BdC estarán abiertas sin prejuicios, a cualquier individuo u organización, que con divida los objetivos de la BdC. Tales adhesiones estarán sujetas a las restricciones del Corazón (expresión convencional que indica el grupo de personas que coordina, la asociación)

3.2 La participación está ligada al pago de los gastos de inscripción y de las renovaciones anuales (o cualquier otro período decidido por la BdC)

3.3 La banca del CACAO es apolítica, por lo que no es aceptada la inscripción de partidos o grupos políticos, tampoco la realización de sus sesiones locales.

4 Estatus legal

La BdC es una organización no lucrativa, cuyos participantes desean intercambiar bienes y servicios entre ellos.

5 Organización

5.1ª En la banca del tiempo todos los miembros son titulares de los derechos y la autoridad. Esta última es delegada

Centro que gestiona en el interés común.

5.1b El centro es el responsable del real funcionamiento de la Zona Económica Local (ZEL)

5.1c El Centro lo integran quienes tienen una participación operativa al interno de la BdC y cuya función es

indispensables para sus actividades. En particular, son parte del centro: el coordinador, el contador, el tesorero,

el responsable de la información interna, el indicado para las adhesiones, y el cajero.

5.1d Todos los miembros de la BdC pueden formar parte del centro.

5.2 Consejo

En apoyo al Centro se instituyo un consejo, electo por los asociados. Las funciones del consejo son:

5.2ª Sostener y controlar la operación del Centro, por lo que compete al funcionamiento y desarrollo de la BdC.

5.2b Favorecer la participación e involucrar a todos los

asociados a las elecciones operativas.

5.2c El consejo puede tener personas que no participan de la BdC (porque no son residentes locales u otro motivo)

5.2d Al menos un miembro del consejo debe participar en las reuniones del Centro.

5.3 Grupo de arbitraje

Se instituye un grupo de arbitraje con las siguientes tareas:

5.3ª Asegura las responsabilidades del centro en interés de los asociados

5.3b Juzgar los casos de inconformidades entre asociados o entre los asociados y el Centro.

5.4 El primer comité de la banca del tiempo estará compuesto por sus propios promotores, hasta un año después de su primera reunión de fundación, será el encargado de organizar una primera asamblea general Anual.

6 Procesos de toma de decisiones.

6.1 En cada asamblea general cada asociado tiene el derecho de voto.

6.2 La asamblea general nombrará al Centro, el Consejo y El grupo de Arbitraje (como alternativa la asamblea puede elegir al consejo y fiar a este último la tarea de nombrar a los miembros del Centro y a los del agrupo de Arbitraje).

7 Funciones del Centro

7.1 El centro se ocupará de la administración de la BdC,

Subdividiendo las tareas, entre los miembros del Centro mismo.

Sus tareas institucionales son:

a) mantener una lista actualizada de los miembros

b) registrar cuidadosamente las transacciones entre los asociados, ya actualizar a diario las cuentas

c) publicar las ofertas y demandas

d) recibir señas, consejos, indicaciones de los asociados

e) mantener la vitalidad del sistema

8 Reuniones del Centro

8.1 El centro se organizará para tener periódicas reuniones Operativas.

8.2 publicará estas reuniones a todos los asociados

8.3 tendrá regular registro de cuanto se decida en las reuniones, de modo tal que todos los asociados que lo deseen puedas tener conocimiento de ello.

8.4 En estas reuniones podrán participar todos los

miembros del consejo y los simples asociados que así lo soliciten

8.5 Las decisiones del centro se tomarán por mayoría calificada

8.6 Si un miembro del Centro se ausenta injustificadamente Por tres reuniones de seguido, será cesado de sus funciones.

8.7 El centro puede cooptar a nuevos miembros, a la hora que lo considere necesario. Cada miembro del Centro puede ser declarado cesado de su encargo por mayoría de ¾ partes de los miembros, en caso de faltas graves.

8.8 Al menos un miembro del consejo debe estar presente en las reuniones del Centro.

8.9 Todas las decisiones del Centro en relación con un solo Individuo pueden ser apeladas a través del Grupo de Arbitraje.

9 Asamblea General

9.1 El centro debe organizar una asamblea general cada año

9.2 El centro está encargado de organizar asambleas extraordinarias con al menos la petición de cuarto miembros (el número de los asociados necesario para tal petición puede ser más alto dependiendo del tamaño de la BdC).

9.3 Todos los miembros deben ser avisados de las fechas de la asamblea con la menos 15 días de anticipación

9.4 El estatus de asociado da el derecho a votar en las asambleas generales.

10 Finanzas

10.1 El Centro deberá abrir una cuenta bancaria “ética” en la que se depositarán las contribuciones hechas en dinero.

10.2 El Centro establece quienes sean los titulares de las Firmas autorizadas para realizar los movimientos de esta cuenta.

10.3 Ningún asociado puede tener ventajas personales.

10.4 L os asociados tienen que pagar la cuota de Inscripción en moneda legal, para permitirle al Centro hacerles frente a los gastos ajenos al sistema.

10.5 Los miembros del centro no son personalmente responsables de eventuales perdidas conectadas a las actividades de la BdC, aunque estas actividades hubieran sido acordadas junto con el Centro, y bajo la supervisión del consejo. En caso de inconformidad, los asociados podrán dirigirse al Grupo de Arbitraje, cuyo juicio es inapelable.

10.6 Copia del registro más grande, conteniendo el estado de todas las cuentas internas de la BdC y siempre a disposición de todos los asociados.

10.7 Siendo la BdC una asociación no lucrativa, cada eventual remanente de fondos, será depositada en los Fondos de la BdC

10.8 Cada decisión relativa a este Fondo será sujeta al control directo de todos los asociados, y deberá ser sometida a votación.

11 Modificaciones al presente estatuto.

11.1 Cada modificación al presente estatuto, podrá suceder solo con la aceptación de 2/3 de los asociados reunidos en Asamblea General.

11.2 Cada propuesta de modificación deberá ser hecha y notificada a todos los asociados con al menos 15 días de anticipación, respecto a la asamblea en la cual se discutirá.

12 La Clausura

12.1 La BdC puede cesar sus actividades solamente después de las votaciones que así lo determinen

12.2 En caso del cese de actividades, el centro se ocupará de gestionar en un razonable lapso las cuentas significativamente en deuda y crédito, con el fin de asegurar un cierre sin penalización para ninguno miembro.

12.3 Los nombres de quienes tengan una fuerte deuda serán comunicados del corazón a todos los ex asociados.

12.4 Al cierre de las actividades, cada eventual residuo de Activos, cada propiedad, cada crédito, será transferido a una asociación no lucrativa, electa por la última asamblea general de la BdC.

Ejemplo de hoja de Adhesión al sistema ZEL

· La BdC es una asociación no lucrativa, organizada por el Grupo Promotor, que opera por cuenta de los asociados.

· El objetivo de la BdC es favorecer la unidad de la comunidad local, a través de un sistema de intercambio limitado a los miembros de la asociación, que deben residir o poseer un domicilio en la localidad, en la cual la BdC tiene la sede.

· La BdC opera abasteciendo un servicio de información a sus asociados, relacionado con la oferta y demanda de bienes y servicios,

· Los asociados disfrutan de una cuenta, calculada en moneda carente de curso legal, que es voluntariamente aceptada por cada uno.

· La BdC imprime y distribuye a los asociados libretas de cheques, referentes a la cuenta abierta en unidades.

· El valor de esta unidad es la hora de trabajo, correspondiente a cierta cantidad en pesos mexicanos.

· A las cuentas no se les carga ningún interés. Esta establecida una cuota en unidades y en pesos mexicanos para cubrir los gastos de la asociación, tal cuota fijada en unidades como en pesos mexicanos.

· Todos las cuentas de los asociados parten de cero, no es necesario aventajar previamente con un crédito para poder obtener un servicio u obtener un bien de otro socio. Todas las transacciones entre socios se pagan en unidades.

· El techo máximo de endeudamiento, lo establece el Centro en unidades.

· Ningún miembro está obligado a desenvolver una prestación. Junto al techo de endeudamiento, un cierto número de rechazos de prestaciones con lleva a la expulsión automática del sistema.

· El centro hace públicas todas las cuentas abiertas a través de la BdC. Cada participante tiene el derecho de conocer la situación cada uno, incluido el volumen de servicios realizados y de los bienes intercambiados.

· El Centro no es responsable de la calidad de los servicios realizados o de la calidad de los productos intercambiados.

· Cada socio tiene el derecho de escoger al socio que pide un servicio o un bien; con este fin el Centro publica regularmente una hoja informativa, completa y detallada sobre las ofertas y las peticiones, ofertas y peticiones pueden ser hechas autónomamente de un socio a otro, o de un socio a todos los demás.

· Los socios son individualmente responsables por lo que incumbe al pago de los impuestos sobre las prestaciones y sobre los bienes intercambiados en unidades, en el caso de que estas sean Tasables.

· El centro puede rechazar el registro de una transacción realizada entre socios, si la considera inadecuada por motivos legales u otros.

· La adhesión a la BdC es autorizada o negada por el Centro, se puede expulsar de la asociación en caso de conducta irregular o lesiva para los intereses del sistema

· El Centro será renovado cada cierto periodo de tiempo, los procedimientos para su composición están indicados en una hoja aparte.

· La suscripción de este folio con la firma del responsable de la BdC, testimonia la adhesión al sistema.

FUENTES

Muchas de las informaciones los esquemas y parte del texto del capítulo “Breve historia de la moneda local” son restos del manual The LETS info pack (editado por Letslink U.K.) y de un artículo aparecido en The Economics.

Por lo del SEL nos valimos de las visitas al lugar de los hechos - en particular al Sel Pyrénéen – di Jacqueline Fassero, curadora de la edición newsletter bioregionalista GAIA.

Por lo de la experiencia italiana además de la documentación que puso a nuestra disposición gentilmente Alba Borgioni, coordinadora de la Banca del Tiempo en Perugia, hasta hoy en fase experimental, nos hemos referido a la BdT en Amorevole, Colombo, Grisendi (ed. Franco Angeli, 1996) y al artículo “Sobrevivir al dinero” di Adele Grisendi que apareció en el Capitalismo Natura Socialismo (n.3 año V), además de numerosos artículos publicados en los diarios.

Por la posibilidad ofrecida por la nueva disciplina de la ONLUS, hemos atendido a cuanto se expone en El mapa del tercer sector (Lunaria ed. 1996).

Por las reflexiones más generales relativas a la relación entre la economía global y la economía local, lógica de la reciprocidad y lógica del intercambio, los puntos de referencia fundamentales son:

· New Economics editado por la New Economics Foundation 88/94 Wenthworth Street, London, E 117S6 Gran Bretaña.

· Revue du MAUSS, editada por La Décourverte y por Mouvement anti-utlitariste dans les sciences socials, 3 Avenue du Maine, 75015, Paris, Francia.

· Raise the stakes, editado por Planet Drum Foundation, centro coordinador del bioregionalismo estadounidense, Box 31251, S. Francisco, CA 94131 USA.

· Intercultura editado por el Centre Interculturel de Montreal 4917 Rue S Urbain Montreal, Québec, Canada.

· Frontiere, editada por Macro Edizioni Piazza Carducci 3/2, 40125 Bologna (tel.05 349149)

La bibliografía relativa sería interminable, dado que, para diseñar, en términos teóricos, la crítica a la visión globalizadora de la economía y de la sociedad, tiene una basta fila de pensadores entre los cuales: Latouche, Caillé, Dumont, Vachon, Temple, Sachs, Rahnema, Schumacher, Shiva, Esteva, Illich, Goldsmith y muchos otros aún.

Señalamos los libros sobre el tema de nuestra casa editorial, además de la citada Frontiere, publicada en colaboración con el G.R.T.A. (Grupo de investigación de tecnología apropiada) la revista Tecnologie Appropriate (Via Don Giovanni Veritá 25, 47023 Cesena tel. 0547/23018) que se ocupa de los nuevos aspectos prácticos de la economía.

Berg,Sale,Temple & C.,Bioregione-reaprender a vivir en la localidad.

Rahnema – se dice fácil, pobre-como es promovida e instumentalizada la pobreza en el mundo.

Sachs, Arqueología del desarrollo.

The Ecologist, La FAO y el Hambre

Bassoli-Monda por una sociedad a la medida del hombre, la visión de Schumacher.

Nuevo Modelo de Desarrollo, Boicott!!

Las experiencias de la BdT, hoy en funcionamiento o en preparación en Italia, fueron favorecidas de una ley de financiamiento CEE y de un proyecto gubernamental, "centro progetti innovativi" encaminado a obtener el financiamiento que esta ley prevé.

En líneas generales, todas estas experiencias han tenido como protagonistas, organizaciones sindicales o de voluntarios y los ancianos y las mujeres, o sea los sujetos que disponen de más tiempo libre, parecen ser los sujetos mas propensos a adherirse (los desempleados en general pueden participar con más entusiasmo).

Las instituciones LOCALES han demostrado en algunas ocasiones disponibles a prestar su infraestructura, y esto puede hacernos pensar que las perspectivas sean en efecto buenas.

Examinaremos brevemente tales perspectivas junto a aquellas

que parecen ser sus límites más evidentes.

Nuestro libro nace de la convicción de que la BdT pueda inserirse con fuerza, dándole un sentido más acabado, en el complejo de las iniciativas del sector NO LUCRATIVO, cuyo crecimiento es indispensable para que se pueda diseñar concretamente una alternativa a la actual organización económica y política global, que con su indiferencia está causando daños quizás irreparables en términos ecológicos y sociales.

La Zona Económica Local será concretamente la base de esta alternativa.

Fabrizio Zani